miércoles, 28 de enero de 2015

//
Título: Un minuto antes de la oscuridad
Autor: Ismael Martínez Biurrun
Género: Ciencia Ficción
Editorial: Fantascy
Páginas: 320
Precio: 16'90€
Puntuación: 3 / 10


Sinopsis:
Tras una serie de colapsos y revueltas, Madrid se ha replegado sobre sí misma y ha dejado de ser una ciudad segura más allá de la M-30. Las autoridades han cortado todos los suministros a los barrios del exterior, donde la policía ya hace tiempo que no patrulla. Cada día, familias como la de Ciro, Sole y su hijo se encierran en casa y cuentan los minutos hasta el anochecer, cuando una extraña multitud silenciosa toma las calles.

En medio de esta atmósfera irrespirable, Ciro deberá elegir entre huir con los suyos o luchar contra el avance de la barbarie: un dilema que partirá por la mitad el corazón de esta familia y que les llevará a cuestionarse quiénes son en realidad.



Opinión de MJ:
Este libro lo empecé porque los libros sobre "muerte y destrucción" me pierden, son mis preferidos, así que fue saber de él y apuntarlo para leerlo en cuanto pudiese. Me puse con ganas y... dios mío, me costó dios y ayuda acabarlo.

Tras casi dos meses con él debo decir que ha sido una lectura decepcionante. La premisa es muy buena, Madrid se replega sobre sí misma dejando a su suerte a otras zonas aledañas aún sabiendo que hay un grupo (entre otros) que se dedica a matar si así les viene en gana. Casi nunca tienen cobertura, los policías son algo así como una leyenda urbana por el tiempo que llevan sin ver a uno, el dinero en esa zona ya no sirve para nada, y por la noche toca refugiarse en casa porque los hawaianos, aquellos que asesinan, salen de sus campamentos y pululan por allí. Además nos encontramos con un asesinato, intrigas políticas y la aparición de los mimétricos ¿qué más se podría pedir?

Pues bien, lo que se puede pedir es que la lectura no tenga tantos altibajos (sobre todo en su primera mitad), que no nos dejen 160 páginas dando vueltas sobre lo mismo sin avanzar casi nada, que los personajes evolucionen a lo largo de las páginas y no deprisa y corriendo al final de la novela, y por favor, que si se tratan equis temas (asesinatos, política, dentro y fuera de Madrid, mimétricos, etc), que se cierren y expliquen todos esos temas. Porque sí, señoras y señores, aquí tenemos un libro en el que no te explican de dónde salen los hawaianos y compañía, cómo puede ser que el país se vaya a la mierda tan rápidamente y las ciudades tengan que valerse por sí mismas, qué pasa con Madrid y los que orquestaron todo aquello, qué pasa con los personajes que llegan al final y alguna que otra cosa más. 

Es un libro que te deja la puerta abierta en cada uno de sus temas para que tú creas lo que quieras. A ver, eso está muy bien en ciertas historias y para ciertos aspectos, pero hacerlo en todos los temas de un libro me parece una barbaridad. Algunos podrán pensar que se hace porque es un libro del tipo apocalíptico (que lo es) y el autor lo hace con la idea de dejar en el lector una sensación de que todo se acaba, que nada tiene sentido y que nunca se pudo hacer nada por remediarlo; pero personalmente me deja la sensación de que el autor se dió cuenta de que le quedaban 40-50 páginas para terminar la novela y pensó "hostia, esto hay que terminarlo ya como sea", escribió lo que pudo y así lo presentó.

No hay capítulos desde el punto de vista del mimétrico para explicar ese cambio (paulatino o repentino), un problema que se quita de encima; no explica lo que vivió el  niño que fue secuestrado por los hawaianos, otro problema que ya no tiene; no explica qué pasa con la gente que orquesta lo de Madrid y lo que pasa con ella, solo una frasecita por encima y fuera, problema resuelto; Sole (la mujer protagonista junto con su marido) de golpe y porrazo tiene una visión divina, le da un ramalazo, manda todo a tomar por culo y hace lo que hace (no me refiero a la nana del final)... 

Pues hijo, no entiendo nada, seré del tipo cortilla, pero a mí me gusta que si en un libro salen equis temas, esos temas se traten y se expliquen o al menos que tengan un desarrollo y un final y ya me rebanaré yo los sesos para encontrar las explicaciones.

Personalmente no puedo recomendarlo. Al principio pinta bien pero luego vas pasando hojas y te das cuenta de que da vueltas sobre lo mismo una y otra vez, a cada página saca nuevos temas que deja y coge según le da la gana explicando cuando así lo quiere, y cuando por fin la lectura es amena y rápida (segunda mitad), sigue sin explicar una mierda a excepción del plan político y en las últimas páginas, como de costumbre, deprisa y corriendo intenta ponerle el lazo a la obra explicando nada y menos con unos personajes que han tenido más de 300 páginas para evolucionar pero que lo hacen en las últimas... ¿30 páginas?

Ha sido una lectura decepcionante.

martes, 20 de enero de 2015

//
"Vistazo rápido" es la nueva sección del blog en la cual escribiremos mini-reseñas de películas que hayamos visto. Reseñas de libros y series o doramas nos salen más o menos extensas, ¿pero qué hacer con aquellas películas de las que no sabemos qué decir? Pues las incluímos aquí y asunto solucionado.



Battle Royale (2000)
Japonesa
Distópica
114 minutos
Tiene segunda parte, libro y manga
Tráiler en castellano
Puntuación: 1 / 10

Sinopsis:
En el amanecer de un nuevo milenio, el país está al borde del colapso. Millones de personas vagan sin empleo. La violencia en la escuela está descontrolada y adolescentes rebeldes protagonizan boicots masivos. El gobierno contrataca con “Battle Royale”. Cada año, una clase es escogida al azar para que se enfrente, en una isla abandonada, a un cruel juego de supervivencia.


Opinión de MJ:
Después del leer el libro y disfrutar como una enana con él decidí ver la película. Error catastrófico. Y no, no es solo porque no se parezca al libro en nada, que también, sino porque las actuaciones son pésimas, algunas escenas son tan surrealistas que o te lo tomas a mal y te enfadas o te lo tomas a risa y te descojonas como fue mi caso; y lo peor de todo, dejan completamente de lado las relaciones entre los personajes (para sentir sus muertes y cosas así, nimiedades por lo visto), y tampoco hablan de la crítica social y política que impregna de arriba a abajo el libro, eso, por lo visto, no es importante...

Pero lo mejor de todo vino cuando descubrí que había segunda parte y que ahí parece que sí sale la crítica. No mando a la mierda a las cabezas pensantes de tamaña gilipollez porque no merece la pena.

No le pongo un cero patatero porque al menos el actor que hace de Shogo consigue hacerlo medio bien, pero solo medio bien, ¿eh?

No la recomiendo. Se carga la crítica, se cargan a los personajes (vamos, que no son más planos porque no pueden), se olvidan de explicar las relaciones entre ellos, en profundizar, y solo se centran en "ven aquí que te mato".




The Target (2014)
Surcoreana
Thriller
98 minutos
Tráiler subtitulado al castellano
Puntuación: 6'5 / 10


Sinopsis:
Yeo-Hoon ( Ryoo Seung-Ryong ) es un ex-soldado de alquiler. Tae-Joon ( Lee Jin-Wook ) es un médico residente. Su esposa es secuestrada. Para salvar su vida, Tae-Joon se une con Yeo-Hoon.


Opinión de MJ:
Con el tráiler y el póster creía que sería otra cosa, por ello espera algo más, pero finalmente debo reconocer que no ha estado mal del todo.

Destacaría la segunda mitad de la película, que sorprendentemente no dura dos horas como muchas de las producciones surcoreanas, ya que en esa parte se concentra la acción, el thriller, misterio y drama. La historia del hermano con antecedentes me gustó mucho y me entristeció, la verdad es que es un personaje entrañable y una putada todo lo que le ocurre. 

De los protagonistas poco se puede decir. Uno es un ex agente especial, es el que se encarga de liar la de San Quintín; mientras que el médico, que sin buscarlo se ve envuelto en todo eso, solo quiere recuperar a su esposa embarazada y seguir su tranquila y confortable vida. 

¿Recomendable? Ni sí ni no. No aporta nada nuevo al género y en conjunto está bien. Lo dejó a vuestra elección.




Killer Girl K
Surcoreana
Thriller
Miniserie de 3 capítulos
60 minutos cada capítulo
Puntuación: 1 / 10


Sinopsis:
Yeon Jin fue creada por la codicia, ganando riqueza y fama por las buenas o por las malas, ella planea vengarse de Kwon Do Hwan quien es su padre biológico.


Opinión de MJ:
Pintaba muy bien para lo que luego fue. El primer episodio es demasiado lento, aburrido, da vueltas sobre lo mismo y cuando ya por fin parece que empieza lo bueno, termina el capítulo y... en el siguiente pasa exactamente que con el anterior. Es cíclico. Salvo algunas escenas de acción, el metraje no merece la pena.

domingo, 4 de enero de 2015

//
Título: Battle Royale
Autor: Takami Koushun
Género: Distopía
Editorial: Planeta
Páginas: 688
Precio: 12'95€
Nota: Hay adaptación cinematográfica y también manga.
Puntuación: 8'5 / 10


Sinopsis:
El esperado clásico de culto que inspiro Los juegos del hambre. Para controlar a la población, cada año escogen un grupo de alumnos al azar para que luchen a muerte. 42 estudiantes encerrados en una isla. Todo está permitido para ganar. Empieza el juego. Empieza Battle Royale.



Opinión de MJ:
¡Por fin me puse con este libro! Llevaba eones queriendo leerlo, pero por pitos o flautas siempre lo dejaba para luego y he tardado demasiado en ponerme con él. Fui mi última lectura del 2014 y la verdad es que la disfruté muchísimo.

La idea central es clarísima, coger a una clase entera, dejarla en una isla desierta, dar armas a cada uno de los alumnos y alumnas y obligarles a que se maten los unos a los otros bajo pena de morir todos y cada uno de ellos. A partir de ahí habrá jóvenes que entren de lleno en el juego, otros que se negarán, otros tantos que intentarán no jugar pero que el miedo termina jugándoles malas pasadas, y unos pocos intentarán escapar de ese macabro juego.

Los personajes son muchísimos, desde los del lado de gobierno que llevan a cabo los preparativos de esta barbarie; y obviamente los alumnos y alumnas de la clase seleccionada. Hablar de todos ellos sería una locura, con destacar a Shuya, Noriko, Shogo, Hiroki, Mitsuko y Kazuo, basta.

Shuya es el típico chico que es bastante bueno en todo, increíble en un par de cosas, muy bueno, muy respetado, y hasta tiene a mil chicas detrás suya sin que él lo sepa. Al verle en todo este tinglado intentará unir a la clase para que no se maten. Noriko es una chica muy dulce y buena que empezará el juego herida y que por cosas que no contaré, se une desde el principio a Shuya.

Luego estaría Hiroki. Mi querido Hiroki. No sale mucho, la verdad sea dicha, pero me quito el sombrero por lo que hace. Es de tenerlos muy bien puestos y cuadrados.

Sobre Shogo no os puedo decir nada. Es una especie de marginado, nuevo en la clase, tiene pinta de macarra peligroso, no tiene amigos, no habla con nadie... ¿Qué papel desempeñará en el juego? Uno muy importante.

Y ya tendríamos a Mitsuko y Kazuo. De Mistsuko no se puede decir más que es mala hasta la médula. Tuvo una vida muy mala, sí, pero es como es, no hay más vuelta de hoja. De Kazuo podría decir mil cosas más y ninguna buena. Llegó un punto en el que tiraba el libro a la otra punta de la cama por pura desesperación, el cabrón no moría, ¡parecía inmortal! Creo que envejecí varios años por su culpa.

La única pega que le pongo al libro y es por lo que no le pongo un sobresaliente, es que justamente a los más pirados y sanguinarios les toca las armas que más pupa pueden hacer, me refiero a las metralletas y cosas así.

Vamos a ver, eso no. A los buenos les toca armas tipo tirachinas, que no sirven para nada; y a los que hay que temer porque son despiadados, fuertes y están determinados a matar hasta a su madre, van y consiguen la metralleta. Tío, es demasiado. 

¿El resto? Perfecto. Hay capítulos para desesperarse, para contener la respiración, para criticar a la sociedad, al gobierno y al pájaro que canta sobre el árbol donde se esconde el alumno de turno, hay momentos tristísimos, otros en los que no puedes seguir porque quedas en shock, y sí, también donde la repulsión gana por goleada. Tiene de todo, incluso varios giros argumentales y un ritmo de lectura que es muy bueno. ¿Qué más se puede pedir?

Personalmente recomiendo muchísimo la lectura de este libro. Tiene partes duras, incluso alguna un tanto gore, pero eso al principio, luego la historia se centra en los actos de ciertos personajes y en la crítica social y política y ya no se lee nada tan gore.

Si alguien no lo ha leído ya puede ponerse con él. No se arrepentirá.

jueves, 1 de enero de 2015

//
¡Por fin cambiamos de año!

Para mí es una buena noticia, ya que en el anterior debí luchar lo mío y quería empezar otro, además de que en este primer mes del 2015 me deben dar alguna que otra noticia, espero que afirmativa, para poder empezar una nueva etapa desde cero. No diré más para no fastidiarlo, pero como me digan que sí pienso correrme una juerga como nunca, aunque antes lloraré a moco tendido de la alegría, lo sé. Negarlo es tontería.

Poco más os puedo decir. Empezad, continuad y acabad este año y cualquiera con ilusión, y si en algún momento hay que luchar, hacedlo por muy duro e imposible que parezca, os hará muchísimo más fuertes y le dará a ese año un significado mucho más profundo, creedme. ¡Aunque mejor si la lucha se basa en si nos ponemos las zapatillas de deporte o las botas con tacón de aguja!

Un besazo a tod@s y un par de empujoncitos para empezarlo con buen pie.


sábado, 27 de diciembre de 2014

//
Sí, es hora de hacer recuento y no precistamente de libros leídos o series, doramas, animes y películas vistas, que sinceramente han sido muy pocas y muy poco importantes en comparación con el resto de cosas que han pasado. Pero si alguien tiene curiosidad, solo he leído 25 libros, visto tres doramas, un puñado de animes del año pasado y creo que solo he visto dos temporadas de alguna serie de la que ni recuerdo el título.

¿Qué es lo que hizo que dejase tan de lado el blog y mil cosas más? ¿Qué es contra lo que he tenido que batallar durante más de medio año? ¿Qué me obligó a cambiar, parar y pensar tan detenidamente lo que estaba haciendo, dónde estaba, lo que quería hacer, a dónde dirigirme y tomar medidas para no perderme?

La depresión.


Las navidades no fueron como otro año, yo no estaba igual, no quería nada. En Enero ya se puso la cosa muy chunga. Lloraba sin parar, casi no salía de la cama, si salía era para estar tirada en el sofá, estaba permanentemente cansada, no tenía fuerzas para hacer nada y pensaba que no debería haber nacido, pero como nací debería suicidarme para acabar con todo y dejar de ser un estorbo para mis padres y hermano.

El suicidio era la salida, así de claro. Pensé en cómo llevarlo a cabo: Tirarme desde la terraza no era viable, un segundo piso era poco y encima había árboles que podían amortiguar la caída, si sobrevivía tendría que estar encerrada, sería un mayor estorbo para mis padres y yo acabaría por matar a alguien. Llegó el turno de pensar en cortarse las venas a lo largo de los tendones y no perpendicularmente a ellos como sale en las pelis, problema, el dolor. Sí sí, leed libros sobre los suicidas, se elige un método u otro según pensemos que dolerá menos. Por lo visto queremos morir sin sufrir todavía más. Como no me convencía pasé a la idea de las pastillas, ¿pero cuáles, en qué cantidad y las podría conseguir en la farmacia sin preguntas de por medio? Vivo en un pueblo pequeño y las habladurías vuelan. Total, de ahí pasé a pensar en salir un día sin los perros, esperar a que un camión pasase (el frigorífico que descarga en el mercadona pasa por aquí), pero antes de llevarlo a cabo fui a urgencias y de ahí al médico de cabecera.

Para suicidarse hacen falta cojones y yo no los tuve. La gente lo ve como la salida de los cobardes, pero ni de coña. ¿La prueba? Dejad de leer, id a la cocina, coged un cuchillo y cortaros las venas de una de vuestras muñecas. Si lo del suicidio es tan sencillo y no de valientes, vamos, hacedlo. Tened en cuenta que no os digo de suicidaros, ni que os cortéis las dos muñecas, solo una, así os podréis hacer las curas. ¿No? ¿Nadie? Vaya, ¿qué excusa habéis escogido? ¿Algunas de las mías o alguna de vuestra cosecha? No es nada sencillo dar ese último salto, el tragar esas pastillas o hacerse un corte para dejar de vivir. Tod@s tenemos dudas (cuando no miedo) de lo que puede haber o dejar de haber, el que salga de una mismo el descubrirlo no es algo que se haga de momento a otro porque se está aburrid@. Es así por ese mismo miedo que se siente cuando realmente piensas en la muerte (no mientras lo piensas mientras bromeas con tus amigos) No tuve cojones de hacerlo y me alegro de no haber sido esa "loca que no tiene ni vergüenza ni miedo" que mi familia dice que soy.

El diagnóstico me lo dieron en seguida, depresión y ansiedad.

Xeristar, orfidal, tranxilium y otro medicamento más que no me acuerdo. Hola drogas, hola estado anímico no suicida. Lo malo fue el momento en el que me dijeron que mi grado de depresión era tal que tendría que estar año y medio o dos años en tratamiento e incluso con psiquiatra.

En siete meses me dieron el alta. Mi cabezonería sirvió para algo.


Por suerte ahí estaba mi familia. Al principio fue duro, mucho. Mi hermano estaba muy pendiente de mí y me cebaba a chocolate y mil dulces más que junto a la medicación me hicieron coger 12 kilos más, la relación entre mi madre y yo cambió de la noche a la mañana (a mejor, y eso que no era mala la relación que teníamos), pero a mi padre le costó asumir lo que tenía. Los primeros días ni siquiera hablábamos entre nosotros, no sabía cómo tratarme, como si me fuese a romper, no sabía qué decirme ni cómo hacerlo. Por suerte a los días volvió a la normalidad, aunque ya digo que esos primeros días él lo pasó muy mal y yo me quería morir al verle así por mi culpa.


Tuve que dejar muchas cosas, tuve que tocar fondo, pero por suerte no me quedé ahí nada más que lo necesario. Estaban mis bichos, debía encargarme de ellos porque el resto estaba trabajando. Esa "tontería" conseguía que al menos saliese de la cama. Me caí varias veces al suelo porque no tenía ni fuerzas ni ganas de andar y me tenía que parar en algún que otro descampado para llorar, pero al menos me daba el aire, me obligaba a salir, y lo mejor y más importante, mis perros estuvieron ahí sin separarse de mí ni un instante. Me daban con el hocico si me caía, me daban besitos y aullaban si lloraba, me "mordían" la mano para llevarme con ellos a un paso más rápido del que yo iba... Y al llegar a casa bebían agua y se venían conmigo a la cama o al sofá. Siempre encima mía. Nunca sola.

Cuando tenía depresión lo decía y lo sigo manteniendo, mi rápida recuperación se debe en gran parte a mis perros. Leed en foros, blogs y demás las experiencias de la gente con esta enfermedad, siempre es lo mismo: Llorar, dormir, doparse con lo que sea, cama y vuelta a empezar. ¿Salir a la calle? Nunca. Si muchas veces ni nos levantamos para ir al baño... Todo daba igual hasta ese punto. Puede ser difícil de entender, lo sé, pero para saberlo hace falta vivirlo y para nada os lo recomiendo.

En cambio yo nunca estuve sola y gracias a mi Blanquita y mi Garrapatilla (alias Rocky) yo salía todos los días. Poco o mucho pero salía. Me obligaba a salir de la cama, vestirme (más o menos), hacerme una coleta (que no peinarme ni mirarme al espejo) y pasearlos. No jugaba con ellos, pero salía.

Si se tiene depresión algo no funciona, eso está claro. Me la diagnosticaron, algo fallaba en  mi vida. Tuve que hacer un inventario pormenorizado de mi vida, de mi día a día, de lo que hacía, de por qué lo hacía, de por qué no hacía otras cosas, de mi caracter, de mi forma de pensar, de mi forma de actuar. De verdad, ni la CIA hace estudios tan exhaustivos como el que tiene que hacer una misma cuando tiene esta dichosa enfermedad.

Y aunque duele, se ven cosas, muchas, que llevan años sin funcionar y que por cabezonería, porque crees que es lo mejor, por el qué dirán, por expectativas de otras personas y cosas por el estilo, las mantienes y solo te aportan amargura y tristeza. Duele darte cuenta de que has desperdiciado muchísimo tiempo, de que todas las energías que tenían que haber sido gastadas en cosas que realmente no deberías haber hecho o al menos no haber dedicado tantísimo tiempo. Es demoledor, pero hay que verlo, hay que caer en la cuenta, regodearte en la mierda, llorar lo que sea necesario y después secarse las lágrimas y empezar a romper, abandonar y tirar cosas que no te sirven para nada.

Personalmente de deshice de cosas que llevaba arrastrando desde hace muchos años. Habían sido un lastre más o menos llevadero durante la mayor parte del tiempo pero ya eran tan pesadas que me estaban hundiendo y no había manera de llegar a la superficie. O las dejaba ir de una vez o ya no levantaba cabeza. La idea del suicidio y cómo llevarlo a cabo rondaba por la cabeza, debía dejarme de tonterías.

Para salir de esta mierda no hay remedios mágicos. Se tiene que trabajar mucho, que nadie crea que es sencillo o que la medicación lo hace todo. El xeristar y compañía hacen que la química del cerebro sea la correcta para poder ir viendo las cosas como son y no tan negras, pero los cambios diarios, pequeños o grandes, y lo más importante, PERMANENTES, deben ser hechos por una misma con la firme idea de mantenerlos cueste lo que cueste, que no es sencillo. Ya hace unos meses que estoy bien y no me medico, pero la recuperación fue tan rápida (a mí me pareció una eternidad) que ya me han dicho que cuidadín, que tal vez no he afianzado lo que aprendí o decidir cambiar y puedo recaer. Sigo trabajando en ello. No debo caer en los viejos vicios.


Antes era enfadarme y se me hinchaba la vena, tiraba espumarajos por la boca, arrancaba yugulares a bocaos y me tiraba días (a veces incluso semanas) enfadada por una sola cosa, ahora ya no. He aprendido que por muy sangre caliente que sea debo relajarme. Sorprendentemente ahora me enfado mucho menos; los enfados me duran un rato, hasta que ya suspiro y decido que no merece la pena; intento solucionar las cosas a su debido tiempo, no inmediatamente; he vuelto a las cosas que me motivaban, me gustaban y me relajaban; así que... por fin tengo nuevas metas, ilusiones.

¿Qué mejor manera de empezar un nuevo año que completamente renovada?

miércoles, 24 de diciembre de 2014

//




¡Llegó la Navidad! 

Las luces, el árbol, el belén, la decoración, comilonas, transformaciones en toneles por los kilazos cogidos, la pasta volando, las compras interminables, los regalos, la familia, los amigos, las fiestas...


Yo solo puedo desearos una fiestas inolvidables con quienes queráis pasarlas.

Sed buenos.
Sed malos.
Sed lo que queráis ser.
Desmelenaos.
¡Vivir como nunca las vacaciones! 
Que luego ya tendremos todo un año para ir jodidos.


Un beso, un abrazo y millones de buenos deseos para tod@s y cada un@ de vosotr@s.

viernes, 19 de diciembre de 2014

//

Como hace unos días terminé de ver el anime en el que sale esta canción, que me encanta, la pongo ya por aquí y no espero a comentar ese anime (para después del 25 estará)

El grupo se llama "Song Riders", no les conocía de nada pero en cuanto tenga las vacaciones de navidad pienso meterme en youtube y escuchar todas y cada una de sus canciones. La canción que os dejo aquí se titula "Be" y es una mezcla extraña entre se perdió todo a hay esperanza. Me encanta.

Os la dejo subtitulada en castellano:



Poned los altavoces al máximo y disfrutad de la canción.