viernes, 29 de agosto de 2014

//

El diablo de los ojos verdes

Lujurias inconcedibles, crueldades, fanatismos, asesinatos y prácticas diablescas forman un índice macabro de la demencia religiosa. Unas veces, en nombre de Cristo, alzábanse los braseros del negro Tribunal de la Fe; otras, en nombre de Satanás, se erguían los altares de la misa negra. La sangre humana era siempre el licor con que se embriagaban los locos de Dios y los locos del Diablo.


El diablo de los ojos verdes de Emilio Carrère

0 Comentarios

Añadir comentario

    Publicar un comentario

    Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

    -Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
    -Comenta algo relacionado con la entrada.
    -NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
    -Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.