viernes, 22 de agosto de 2014

//

El diablo de los ojos verdes

Me molestan mucho estas visitas que nos hacen los vivos en estos días. Más parecen cosa de teatro que de intima devoción. Las coronas, las luminarias y los llantos enfadan a los difuntos tan modestos como yo, que ya en vida odiaba el rebullicio. 


Ahora estoy muy contento, y si no fuese por esta conmemoración hipócrita de los aniversarios... Pero esto me indigna y me saca de mi ataúd. Los que no nos quisieron, los que nos olvidaron, los que fueron felices al heredarnos, ¿a qué vienen este día a escarnecer nuestra memoria? 


El diablo de los ojos verdes de Emilio Carrère

0 Comentarios

Añadir comentario

    Publicar un comentario en la entrada

    Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

    -Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
    -Comenta algo relacionado con la entrada.
    -NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
    -Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.