martes, 26 de noviembre de 2013

//

"Invasor" de Fernando Marías

Título: Invasor
Autor: Fernando Marías
Editorial: Imagine Ediciones
Género: Negra y policíaca
Páginas: 215
Precio: 16€
Nota: Cuenta con adaptación al cine.


Sinopsis:
Durante los días de la intervención del ejército español en la guerra de Irak, Pablo, médico militar, se ve implicado en un brutal acto de violencia. De retorno a casa, inexplicables tormentas interiores convierten la convalecencia junto a su mujer y su hija en una pesadilla espeluznante que pronto comienza a entremezclarse con la realidad. El tiempo se agota, la sangre llama a la sangre y no hay espacio físico para la misericordia o la redención.

Invasor es una insólita fusión de thriller político y relato de terror de la que ha surgido la película del mismo título dirigida por Daniel Calparsoro y producida por Vaca films/Morena films.



Opinión de MJ:
Hace ya un tiempo vi la película sin saber que estaba basanda en una novela, me enteré, dije de leerla pero se me olvidó y ahí se quedó, en el olvido, hasta que un día entré en la biblioteca y lo vi. No hace falta decir mucho más, no me lo pensé, lo cogí y me lo llevé a casa para ponerme con él.

La verdad sea dicha, no esperaba que fue una historia tan diferente a la que vi en la pequeña pantalla, pero da igual, tanto la versión cinematográfica como la plasmada en el papel me han encantado. Tienen el mismo mensaje, simplemente lo desarrollan de manera diferente.

Los protagonistas son los mismos, Pablo y Diego, sobre todo el primero. Ambos son soldados, el primero médico y el otro enfermero, que son enviados en misión de paz a Irak, pero como suele ocurrir, una cosa es que te manden diciendo que no disparás ni una vez y otra que realmente se de así la estancia en el país.

Un día son llamados con urgencia para que atiendan a unas personas heridas por un atentado en una localidad cercana. Van hacia allí, ayudan, se salen un poco del protocolo para ayudar todavía más y en ese preciso instante se tuerce todo y acaban muchas similitudes con la película. Sí que vuelven con el convoy americano, sí son atacados dando como resultado a los americanos muertos y ellos malheridos, perdidos y encontrando refugio en una casa iraquí donde se da una masacre, pero ya está. En el momento en el que encuentran la casa termina todo parecido con la película.

Aquí los asesinatos no se dan a mano de otros y los españoles sufren psicológicamente por ello, de eso nada, aquí son ellos mismos se ven obligados a matar para poder vivir, lo que les hace la vida imposible porque no pueden asumir lo sucedido. El libro va de ello, de cómo volvieron de la guerra completamente diferentes, de cómo se martirizan contínuamente por lo ocurrido aunque miles de personas les digan que fue en defensa propia, cómo se enfadan cuando el gobierno maquilla lo realmente ocurrido para encumbrarlos como héroes cuando solo eran dos personas asustadas en un país en guerra, y de cómo se van perdiendo a ellos mismos, a los de su alrededor y van cuesta abajo y sin freno.

Muchas veces se dice, se comenta y/o escucha que cuando alguien mata a otra persona, éste/a ve a su víctima como si fuese un fantasma durante toda su vida, recordándole lo que hizo, castigándole en silencio hasta su propia muerte. Pues bien, este libro en parte trata de ello, de cómo ellos ven o sienten a sus fantasmas hasta tal punto que toda su vida se desmorona poco a poco sin remisión alguna.

La historia es narrada por Pablo, el que peor lo pasa. El que más muertos carga y encima otro detalle que aunque ya lo sabía (en parte) por la película, pesa como una losa sobre sus hombros. 

La lectura de este libro ha sido una maravilla, para nada esperaba lo que al final encontré. Las primeras ochenta páginas no me parecieron muy allá, pero a partir de ahí es imposible dejar el libro. El ritmo no solo es frenético, sino que te va dejando sorprendida con cada página que lees y en la recta final pasas auténtico terror sin pertenecer el libro a ese género. El protagonista llega a un punto de locura, de desesperación, que te deja pegada a la silla con el libro entre las manos sin querer parar de leer, pero al mismo tiempo quieres dejarlo por las atrocidades que piensa llevar a cabo y no quieres ni leer, ni saber, y ni mucho menos imaginar.

Si alguien quiere sorprenderse con una lectura que deja sin habla, que conmueve y aterroriza a  partes iguales, que no deje pasar la ocasión y se haga con el libro. Es muy cortito, muy rápido de leer y es de los que dejan huella. Personalmente ya he buscado más libros de este autor, realmente merece la pena.




Puntuación:

2 Comentarios

Añadir comentario
  1. Lorena Luna dijo... 27 de diciembre de 2013, 10:04

    Hola!! me lo apunto porque este género me gusta leerlo de vez en cuando. Gracias por la reseña no lo conocía :)

    Besos :*

    Responder
  2. MJ dijo... 29 de diciembre de 2013, 18:14

    @Lorena Luna: El libro está muy pero que muy bien, a ver si puedes cogerlo pronto. ^^

    Responder

Publicar un comentario

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.