domingo, 3 de abril de 2011

//

"Las chicas de la tienda de mascotas" de Anja Snellman

Título: Las chicas de la tienda de mascotas
Autora: Anja Snellman
Editorial: Maeva
Páginas: 254
Precio: 18€
Se puede comprar aquí



Sinopsis:
Hace doce años que desaparecieron sin dejar rastro Jasmin y Linda, dos adolescentes de apenas catorce años, sin problemas aparentes. Pocos meses después de la desaparición, la policía descubre el cadáver de Linda y todo parece indicar que Jasmin corrió la misma suerte que su amiga. Sin embargo, la madre de Jasmin no piensa lo mismo y no está dispuesta a quedarse de brazos cruzados. Participa en programas de televisión e incluso publica un libro en una lucha incansable por descubrir el paradero de su hija. Pero quizás no conociera a su hija como pensaba.

En efecto, unos meses antes del drama, la joven Jasmin empezó a sufrir inquietantes cambios en su forma de ser. Junto a Linda, una nueva compañera de clase mucho más atrevida y experimentada, adoptó un ritmo de vida desenfrenado, lleno de salidas nocturnas y relaciones poco aconsejables. Pero el paso definitivo hacia el abismo lo dieron las jóvenes al empezar a practicar la prostitución en la trastienda de una aparentemente inofensiva tienda de mascotas.



Opinión de MJ:
Por fin pude leer el libro, y aunque no me he encontrado con lo que pensaba que me encontraría, me ha gustado. Eso sí, por favor, tomaos con calma la crítica que haré ahora mismo del libro y del tema que trata, puede que sea un poco (o bastante) diferente de vuestra opinión pero intentaré exponer parte de los razonamientos por los cuales llegué a pensar "x" y no "y" como la mayoría.

El principio del libro es un tanto extraño para mí. El primer capítulo me enganchó con una rapidez pasmosa, me sorprendió leer lo que le pasaba a Jasmin. No sabía que ella estuviese viva, y mucho menos que la secuestrasen para "alejar a Satanás de ella". Manda huevos la frasecita... Por el final que tiene la amiga de Jasmin, Linda, podemos decir que ésta se topó con la realidad, acabó muerta. Pero Jasmin se dió de bruces con lo surrealista... Lo de Bautista (personaje que la secuestra) no le veo lógica por ninguna parte. Gracias a que se topó con un pirado, perturbado y en parte extremista religioso, pudo salvar la vida.

Con los capítulos siguientes se narran las vidas de otros involucrados, tales como la madre, los trabajadores del "Wet Pet Club", el secuestrador, etc., y la verdad es que la narración pierde algo de fuerza. ¿Por qué? Porque lo que realmente nos interesa es poder leer lo que le ocurre a Jasmin, y para no engañar a nadie, porque los actos de la madre no son para nada creíbles. Por suerte pronto volvemos a lo que nos importa, a la historia contada por la propia Jasmin, ayudándonos de esta manera a entenderla y meternos del todo en la historia.

¿Por qué los actos de la madre no son creíbles? Vamos a ver, cada una que se ponga en su pellejo. Somos madres, tenemos una hija adolescente, el padre no vive con nosotras, y tenemos que irnos durante toda una semana a otro lugar por cuestiones de trabajo, por lo que dejamos a la niña viviendo con nuestros padres (sus abuelos). Hasta ahí bien, pero ahora, cuando volvemos a casa y preguntamos por nuestra hija, nos dicen que no lo saben... Lleva una semana sin dar señales de vida, no está donde dijo que estaría, no contesta al móvil, nadie la ha visto y... ¿¡Nos vamos a trabajar como si nada?! Vamos a ver, ¿de verdad ese personaje es una madre? Esa parte me pareció de lo más surrealista. Cualquier madre con dos dedos de frente se hubiese puesto a buscar a su hija, ¿o me vais a decir que por el simple hecho de que teóricamente está con una amiga, se pasa de largo? Flipo. Lo normal es cancelar las citas que se tengan y ponerse a buscar a la hija que no ves desde hace una semana, o directamente ir a la policía, porque ya ha pasado una semana.

Durante todo el libro, tal y como ya he puesto, se van intercalando capítulos narrados por la hija, otros por la madre, e incluso por algunos de los trabajadores del "Wet Pet Club". En aquellos capítulos donde la madre habla en primera persona, la autora habla de la mentalidad de las jóvenes, cómo se dejan influenciar por las modas, su forma de pensar, lo que esperan y dejan de esperar de las relaciones, etc. Además, de la falsa imagen que se tiene de la belleza inculcada por la moda, por la televisión y las revistas para jóvenes. Un ejemplo sería el siguiente extracto donde la protagonista piensa lo siguiente mientras ve una de esas revistas:

"¿Cómo era posible que fueran tan guapas delgadas y seductoras? ¿Tan únicas, tan perfectas? Como de otro planeta.

Jasmin acudía desde hacía un par de años al Centro Social para Chicas. Por allí pasaba todo tipo de jovencitas, incluso de diversos países, pero no eran así. Tenían granitos, puntos negros y el pelo con las puntas abiertas, michelines en la cintura y dientes amarillentos y torcidos."


Como ejemplo de la gran mentira que es todo ese mercado de la moda y demás, os dejo este vídeo, al cual aplaudí hasta que me dolieron las manos:



Traducción: No es oro todo lo que reluce. Esto lo dice el vídeo, la autora en más de una ocasión y cualquiera que se siente 5 minutos a pensar fríamente sobre el asunto. Además, con tantas revistas de moda que se compran, ¿no ven que esas mismas modelos tienen bastantes imperfecciones, dejando de ser perfectas, cuando los fotógrafos las fotografían en un día normal? Muchas veces el photoshop está por medio, sin contar las horas de "chapa y pintura" por las que pasan las modelos y actrices cada vez que tienen que ponerse frente a una cámara... Pero sería mentira decir que ninguna nunca hemos dicho "joder, cómo me gustaría parecerme a fulanita, no tener granos y poder lucir ese vientre plano" o ser más alta, más delgada, etc.


También nos muestra el caos mental que se tiene en esos momentos. ¿Qué se quiere? ¿Qué se desea? La protagonista deja deportes y empieza otros para luego hacer lo mismo, según modas, según lo que se lleva, porque también lo hace su amiga o por probar.

"-Pero eso es estupendo, qué bien. Que hayas encontrado tu propio deporte y tengas un objetivo, quiero decir.

-¡Qué bien! Pero ¿es eso lo mío?, -hubiese deseado gritar.- ¡Qué bien! Pero ¿cuál es mi deporte y mi objetivo? ¿Cómo se puede saber?"


Esa última frase se puede extrapolar a casi cualquier ámbito de la juventud. Estudios, trabajo, amistades, etc. Me ha recordado a mí justo después de la selectividad con los papeles de acceso a la universidad en las manos... ¿Qué narices quiero estudiar y por ende, dedicar toda mi vida? ¿De verdad se puede decidir eso a los 17 años?

Otra cosa que me ha gustado y me ha llamado la atención, al mismo tiempo que no le encuentro lógica (aunque nunca se la encontré), es la siguiente afirmación de la protagonista respecto a los anticonceptivos:

"Yo ya había comenzado a tomar las píldoras de Linda, y más que quedarme embarazada, creo que lo que de verdad temía era que mi madre encontrara las pastillas en mi bolso."

Esto es bastante normal, pero ¿por qué mayoría piensan así y creen que solo deben preocuparse por el embarazo o su madre cuando tienen relaciones sexuales? Vale que el quedarte embarazada tan joven es algo gordo, pero parece ser que a mucha gente se le olvida lo mismo... ¡Las enfermedades de transmisión sexual! Os recuerdo que hay un par graves que no solo te joden la vida, sino que consiguen destrozársela a toda la familia del afectado o de la afectada. En esto tampoco cae la protagonista, en fin, fuera bromas, a cuadros me deja el asunto.

Dejando ya de lado las preguntas y pensamientos juveniles por parte de la autora a través del personaje de la madre o de la hija, diré que tampoco entiendo a Jasmin. ¿Será verdad que la generación del 85 ya queda muy lejos?

Según avanza la historia, Jasmin cuenta cómo conoció a Linda y todo lo que ésta hacía y decía. No podía dejar de preguntarme el grado de ceguera mental que tenía que tener la protagonista para no ver que esa tía no podía traer nada bueno si se la seguía. Amigas, conocidas y demás todo lo que quiera, ¿pero dejarme arrastar por ella? En serio, ¿envolvieron los ojos de la chica en metros y metros de la tela más opaca jamás fabricada o qué? O ella es de un gilipollas increíble o es verdad que soy una desconfiada y no me fío ni de mi padre. Todos o al menos muchas de nosotras hemos tenido amig@s más ligerit@s de cascos en muchos sentidos, nos hemos reído con sus ocurrencias, nos hemos quedado ni más de calladas mientras relataba lo que había hecho y todo eso, pero coño, de ahí a hacer exactamente lo mismo que la otra persona hay un gran techo. Lo siento si alguien se siente ofendid@, pero eso me parece de no tener ninguna personalidad propia y de ser muy tont@.

Un ejemplo de la buena personita de Linda y la anormal de Jasmin...

"Linda hurtaba ropa con una habilidad increíble, y nunca la habían pillado. Cuando sustraje el primer cinturón de una tienda, una hora más tarde aún estaba temblando. Pero aquellas emocionantes excursiones para robar nos atraían, y adquirimos la costumbre de dedicar unas horas los Viernes, al salir de clase, a nuestra ronda de compras gratis."

Les atraía... ¿Por el subidón? Pues niñas, si alguien quiere adrenalina exiten los deportes extremos o una buena sesión de deporte.

El personaje de Linda no me deja ni fría ni caliente, creo que es porque no hay ningún capítulo narrado desde su punto de vista; pero el de Jasmin me parece muy tonto. Es facilísimo manipularla, y aquí viene la declaración que creo que me costará varias críticas, no me da ninguna pena cuando se mete en la prostitución.

Pena ¿por qué? Y lo pregunto en serio. ¿En qué momento de la novela se lee que la protagonista piense que no le gusta, que le da asco o que quiere salir de ese mundillo? ¿En qué momento por la presión entra en depresión o comienza a pensar quitarse la vida o algo así? Para tod@s aquell@s que os hayais leído el libro, respondedme, ¿en qué momento Jasmin dice algo por lo que nosotras debamos sentir pena por ella y el trabajo que realiza?

En ningún momento se plantea dejarlo. Sí, estamos hablando de la prostitución, aquello que está estigmatizado por la sociedad, pero mirándolo fríamente y no solo por lo que pone en el epílogo del libro, es un servicio / trabajo, que siempre y cuando la chica quiera hacerlo por voluntad propia, ¿por qué habría que "arrancarla de los brazos de Satán"?

El libro intenta alertar a padres e hijos de los peligros que acechan a los más jóvenes, y sí, en parte está muy bien porque hay mucho "listill@" suelto que luego termina como termina. Pero no creo que haya que meter a todo el mundo en ese saco. ¿Alertar a todos los jóvenes de los peligros? No todos son iguales, no creo que pasen esas desgracias porque los peligros les acechan, soy de las que piensan que muchas veces es porque "ellos saben". Y por esa frase más de uno y de una nos preguntamos lo mismo. Antes el problema era la desinformación, ahora, al parecer, el problema es que lo saben todo o casi todo, y se creen capacitados para acercarse todo lo posible al fuego sin quemarse... Para cuando se quieren dar cuenta no es que hayan notado el calentor o se hayan quemado un poquito, es que directamente están churrascados. Personalmente no veo el problema en esos "peligros", sino en la ligereza y la excesiva confianza y arrogancia de muchos y muchas jóvenes.

En la novela parece que poco a poco se va formando la idea que acabo de poner explicar por encima. ¿De verdad las que ejercen la prostitución porque así lo quieren son víctimas?

"Hace tiempo, un jubilado finlandés pagó 6 meses de pensión para poder chupar durante 5 minutos los pezones de una chica de 16 años en un coche, en un oscuro aparcamiento.

La última pregunta es:

¿Quién es la víctima aquí?"


Repito, puede parecer aberrante, reprochable y todo lo que queráis, pero si llegada a una edad (no a una tan temprana), la chica decide trabajar como prostituta, ¿debemos sentir pena por ella? ¿Debemos de pensar que es una víctima? ¿De verdad pensáis que es porque sigue siendo una tonta ingenua que ha sido engañada?

Para terminar con los personajes importantes, hablaré por encima de el "Bautista", el secuestrador de Jasmin. Este hombre tiene mucho dinero, es un escritor reconocido, investigador alabado internacionalmente, es muy culto (sabe diferentes idiomas, de arte, historia, etc). El problema, porque nadie es perfecto, es que (al menos en mi opinión) tiene un trauma infantil porque su familia era muy religiosa, se separaron y encima abusaron de él siendo pequeño.

Por todo esto terminó siendo también un hombre demasiado religioso obsesionado con el sexo, algo que choca. Es muy religioso, tiene muchas manías por ello, pero frecuenta locales como el "Wet Pet Club", y de vez en cuando decide "salvar" a alguna de las jovenes chicas que ahí trabajan. Porque sí señoras y señores, solo salva a jovencitas, si pasan de los 20 y pico ya no las salva. Sin comentarios...

Para él, "salvar" significa secuestrar a la chica en cuestión, hacer que la familia de la secuestrada se muera de dolor, y encerrar a la niña en su casa para reeducarla. Allí las bautiza (literalmente) con otro nombre y les da clase de idiomas, historia, religión, arte, etc. El problema (a parte del secuestro, que no es moco de pavo), viene cuando alguna de las chicas hace o dice algo que a él no le gusta, entonces las encierra en una habitación sin ventanas o las viola o ambas cosas... O sea, que "muy mal eso de la prostitución pero está bien que yo te viole cuando me venga en gana, o que me acueste contigo cuando quiera porque tú y yo no tenemos algo sucio como en la prostitución, es algo bonito"... ¿Será porque se ducha todos los días y constantemente se lava las manos? Pirado, este personaje está pirado.

Y por si todavía alguien piensa que Bautista no está tan mal de la cabeza como digo, otro ejemplo:

"Le gustaba mi sentido del humor infantil, todo lo que había de infantil en mí. A veces, cuando yo decía algo especialmente divertido, me abofeteaba, no para hacerme daño, sino para que me quedara el rubor en las mejillas durante largo tiempo."

Claro que sí, pasa lo mismo cuando me río en casa, mi padre me quiere tanto y ama tantísimo mi sonrisa que me da de leches para seguir sonrojada ¬¬ Venga hombre por favor.

En fin, para terminar (que al final esta reseña me ha salido demasiado larga), el libro está muy bien para leerlo, para reflexionar, para pensar, para criticar la situación, etc, etc, etc. En cuanto quieres darte cuenta ya no puedes dejarlo porque quieres saber qué está viviendo Jasmin, lo que hará y lo que recuerda del tiempo en el que se prostituía. Además ese final me ha gustado, no diré nada para no spoilear. Eso sí, sigo pensando lo mismo, no entiendo a ninguno de los personajes principales... La actuación de la madre me parece de lo más reprochable, Jasmin me parece tonta pero no digna de pena por ejercer la prostitución (sí por el cautiverio posterior), y al Bautista directamente no sé cómo encasillarlo. Buen libro para leer y reflexionar.

Y ahora, como siempre, las críticas son bien recibidas, pero como este tema es un tanto delicado y demás, comentad y criticad con cabeza, tanto si se piensa como yo como si queréis comentar algo complentamente opuesto a lo que he escrito. La crítica no significa "acoso y derribo de cualquier forma y manera", hablando se entiende la gente.




Puntuación: 8 / 10

5 Comentarios

Añadir comentario
  1. Babel dijo... 3 de abril de 2011, 10:48

    Tu reseña me ha parecido honesta, directa, pensada y muy personal. Me he reído con algunas cosas. Otras, como es el tema tratado en el libro, uff, qué escalofríos. Sí, a veces el victimismo se lleva demasiado lejos, tanto como para obviar la propia responsabilidad. Yo creo que nos da miedo responsabilizarnos de nuestros errores cuando son tan grandes. El sentido de culpa o la ceguera ante ciertos actos propios, nos producen un cortocircuito existencial.
    En cuanto al vídeo de la belleza artificial, guau. "No es de extrañar que nuestro sentido de la belleza esté distorsionado", increíble frase, cuán cierta. Ya no sabemos lo que vemos, ya no sabemos juzgar con nuestros ojos. Es tremendo.
    Gracias, muy buena entrada.
    Besotes dominicales.

    Responder
  2. MJ dijo... 3 de abril de 2011, 12:50

    Gracias!! Pienso igual que tú, es más sencillo para nosotr@s el pensar "no es culpa nuestra, soy la víctima", que darnos de bofetadas por nuestra gilipollez.


    Nos leemos ^^

    Responder
  3. Kyôko dijo... 3 de abril de 2011, 14:38

    Hola!

    La verdad es que no me he leido el libro pero sí que lo he visto nombrado por algunos sitios, así que me decidí a leer tu crítica.
    Tal vez me lo lea cuando mi montaña de libros decrezca un poco si tengo oportunidad, pero tampoco me llama en exceso (y sin contar que tengo una laaarga lista que espero leer algún día XD).

    Resumiendo, tomo nota y gracias por tu reseña .

    ¡Buena crítica! ;)

    ¡Nos leemos!

    Responder
  4. Dama sombria dijo... 2 de noviembre de 2011, 21:44

    Pues a mi se me hizo flojo , no creo que profundizara del todo en el tema , se salto varias cosas no lo digo por el morbo de ves como sufría ni mas detalles escabrosos pero creo que le falto intensidad . Me gusto pero yo no le doy una nota tan alta.

    Un saludo!

    Responder
  5. Francisco Javier Núñez López dijo... 10 de agosto de 2016, 15:42

    Excelente opinión!! El libro lo compre por que me atrajo la sinopsis sin embargo el transcurso de la trama me hacia las mismas preguntas que tu, ¿Cómo alguien puede comportarse de esa manera ante las evidencias? pero como tu misma lo dices debe ser por que precisamente mucho(a)s caen en el exceso de confianza creyendo que son lo suficientemente inteligentes para acercarse a todo pero sin salir dañado. En fin muchas gracias por tu reseña. Saludos!!!

    Responder

Publicar un comentario

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.