lunes, 14 de febrero de 2011

//

"Jane Eyre" de Charlotte Brontë

Un enamorado divisa a su amante dormida en el césped y desea contemplarla de cerca sin interrumpir su sueño. Avanza, cauteloso; se para creyendo que ella se mueve; se retira, temiendo que la vea... Pero todo está tranquilo y entonces vuelve a avanzar. Se inclina sobre ella lentamente, gozando de antemano con la visión de la belleza que va a admirar. Y de pronto se sobresalta, se precipita, sujeta fuertemente entre sus brazos a la que un momento antes no osaba tocar con un dedo. Pronuncia su nombre a gritos, la mira con desesperación. ¡Porque ella no puede contestarle! El enamorado había creído dormida a su amada y la encuentra fría e inmóvil como una piedra.

Jane Eyre, de Charlotte Brontë

2 Comentarios

Añadir comentario
  1. MJ dijo... 14 de febrero de 2011, 10:59

    Me has matado. Ese final me ha dejado en el sitio...

    Responder
  2. rewind dijo... 14 de febrero de 2011, 12:22

    Jajaja, lo sabía. Pero ese no es el final de Jane Eyre, es algo que ella cuenta tipo Romeo y Julieta (no recuerdo bien).
    Debes leer Jane Eyre, es magnífico :)

    Responder

Publicar un comentario

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.