viernes, 14 de enero de 2011

//

"Barsexlona" de José Guerra

Título: Barsexlona
Autor: José Guerra
Editorial: Odisea
Género: Homoerótico
Páginas: 210
Precio: 19,95€



Sinopsis:
Barsexlona. Sincero y desgarrador, José Guerra nos descubre la dura realidad de muchos soñadores cuyos anhelos quedan truncados por los avatares del destino. Una novela dura y tierna a la vez en la que explorarás, junto al protagonista, los distintos caminos por los que nos lleva nuestra sexualidad. Barcelona es la verdadera protagonista de la gran novela que nos presenta José Guerra, ganador del XII Premio Odisea de Literatura. La Ciudad Condal es el escenario perfecto para que Daniel explore una metrópoli que rebosa sensualidad y morbo en cada una de sus calles, parques y lugares más emblemáticos.



Opinión de MJ:
En esta ocasión tenemos entre manos una novela que aunque aparente tratar solo de sexo (el título es bastante explícito), nos brinda muchos más temas sobre los que reflexionar. La condición sexual, la libertad de ésta, la aceptación o rechazo de una condición sexual, los problemas de la vida diaria, los sueños que tenemos y chocan con la dura realidad, etc.

El protagonista de la historia se llama Daniel Salomón, el cual es una escritor venido de Bogotá para probar suerte en Barcelona. Ya que en esta ciudad están la mayoría de las sedes editoriales, ¿qué mejor sitio para intentar que alguna publique sus obras?

Así es como comienza una etapa de su vida con unos altibajos de infarto. No solo tendrá que luchar contra una industria editorial que se aleja totalmente de la idea que podemos tener de ella (si quieres publicar, o al menos intentarlo, vente a la cama conmigo un par de veces); sino que encima, mediante diferentes relaciones, mediante la experimentación con unos y otras, intentará encontrar su verdadera sexualidad (hetero, homo o bi). Si esto último no fuese suficientemente difícil, deberá enfrentarse no solo a lo que los de su alrededor piensen de él y de sus inclinaciones, sino que tendrá que intentar dejar de autoengañarse... No hay más ciego que el que no quiere ver.

Daniel se arriesga lo indecible no solo en el ámbito profesional por el hecho de venir a un país sin los documentos en regla, y patearse hasta la extenuación todas y cada una de las editoriales; sino también en el ámbito personal e íntimo, que en determinado momento llega a confundirse con su vida profesional.

Como él no tiene trabajo, está sin papeles y quiere seguir viviendo en España, tomará la decisión de economizar su búsqueda de la sexualidad. Se prostituirá y así descubrirá muchas cosas. Unas bastantes dulces al encontrarse con gente amable, pero otras nada buenas al toparse con gente violenta y desequilibrada que en más de una ocasión le llevarán al límite.

En un principio parece que el libro no dice gran cosa, reconozco que mientras lo leía lo pensaba, pero según se va leyendo la segunda mitad del libro y vas pensando en lo que lees, ves que la novela tiene un gran mensaje, y no nos va contando sucesos al azar.

Una de las cosas que más me ha chocado es la progresión del protagonista. A lo largo de la obra se miente a sí mismo sobre el tema de la orientación sexual, y eso que pasa relativamente fácil y rápido de estar soltero a prostituirse en el "mercado gay". Fue algo que me impactó mucho y al principio no digirí bien.

Mientras que cierta historia del violador y víctima no me gustó nada. Me podeis llamar bruta, pero si alguien me violase, lo único que querría es ver cómo le arrancan la cabeza, nada de perdón, nada de escuchar su triste pasado ni narices en vinagre. Esa parte del libro, aunque razonándola tiene su lógica, no me gustó. No me pareció creíble, más que nada porque si Daniel sufrió tanto y le arrebataron aquello que tanto deseaba, no me explico ese perdón repentino y venido de no sé dónde.

Quitando ese aspecto, la obra es muy buena, teniendo momentos para la reflexión, el escándolo, y en muchas ocasiones la carcajada. Tiene varias escenas donde el autor no se siente satisfecho con conseguir que el lector se ría, así que directamente le aboca a la carcajada. Todavía me acuerdo del "salami en la playa" o la borrachera gracias al vino robado.

Personalmente la recomiendo por la segunda mitad de la historia, la cual es más desgarradora, frenética, alocada, dura y bonita. La primera es más caótica por la constante negación que Daniel se hace a su propia sexualidad. Además, no voy a engañar a nadie, ese final me ha ganado. No estamos ante una historia con el típico broche final de "vivieron felices y comieron perdices", es un final realista pero muy bonito y tierno, rebosa confianza y esperanza en el futuro de su personaje. Al fin y al cabo ya lo dice un dicho popular: De todo se aprende, de lo bueno y lo malo.





Puntuación: 8/10

0 Comentarios

Añadir comentario

    Publicar un comentario

    Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

    -Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
    -Comenta algo relacionado con la entrada.
    -NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
    -Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.