jueves, 16 de octubre de 2014

//

Munch: Gato mayor busca familia, regazo y calor

Esta entrada tendría que haber sido publicada hace semanas, pero como siempre pasa, solo hace falta que quieras hacer algo para que se joda todo. En fin, inauguro oficialmente una nueva sección donde de vez en cuando pondré gatetes, perrines y cualquier otro animal que busque familia y que tenga Adypa, la asociación de animales de mi pueblo en la que intento ayudar de vez en cuando.

 


Los problemas en las asociaciones son variados y muchos. Uno de ellos, sobre todo cuando hablamos de la asociación o protectora de un pueblo pequeño, es que los animales tardan mucho en encontrar familia. Esta sección la hago con la idea de ayudar en la difusión e intentar que se consiga una familia para ellos en menos tiempo.

Eso sí, que nadie se confunda. Que nadie crea que se dará al primero o primera que pase por delante, la familia debe ser siempre responsable, mucho, y obviamente, querer a los animales.

El primero en aparecer por aquí es Munch, gato del cual desconocemos gran parte de su historia y la poca que sabemos es bastante triste.

Este gatito negro y blanco llevaba un tiempo en la calle, justamente en una con muchos comercios. Tonto no era, lo hizo con la idea de ir pidiendo y que le diesen de comer; y si no lo conseguía, rebuscaba entre la basura.

¿Lo bueno? Un comercio en concreto sí lo alimentaba.
¿Lo malo? El resto pasaba de él, le veían pedir y con la excusa de que ya le darían en el otro sitio pasaban del tema; además vivía completamente solo, tod@s sabemos que los gatos forman colonias, pues bien, él iba por libre, el tiempo que estuvo en la calle fue tiempo que estuvo completamente solo; y para rematar la faena durante equis tiempo la tienda donde él conseguía comida estuvo cerrada y sabiéndolo, en el resto de comercios de la zona seguían pasando del pobre animal. 

Por suerte alguien se fijó en él, pensó en ayudarle de alguna manera, se puso en contacto con Adypa y aunque la asociación ya estaba hasta los topes no pudieron mirar para otro lado. 

Quedaron, fueron al lugar donde solía estar el gato, no lo encontraron y cuando finalmente apareció... Bueno, las fotos hablan por sí solas:




En seguida se dieron cuenta de que era un gato mayor, estaba en los huesos, toda su cabeza era un hongo, tenía un ojito malo, estaba sucio y los dientes en tan mal estado que tenía una infección de caballo que le atravesaba la mandíbula y le llegaba al ojo...

Lo que más impresionó a las chicas fue que se acercaba a la gente sin problema, pedía mimos ¡y encima ronroneaba! Sin lugar a dudas era un gato doméstico que había vivido gran parte de su vida en una casa y ahora se veía en la calle, pero ¿por qué? No lo sabemos pero tenemos dos teorías:

1) Se cansaron de él y lo abandonaron, algo impensable en la España actual, nótese la ironía.
2) Si su dueña era mayor y falleció, los hijos se deshicieron de él, algo que tampoco pasa en este país...

Con esa falta de miedo hacia la gente y tanto ronroneo quedaba descartado que fuese un gato callejero desde su nacimiento. Imposible.

Lo cogieron, llevaron al veterinario y como suele pasar en estos casos, tenía varias cosillas que ya han sido curadas, incluso el tema de los dientes, la infección, hongos y sus consecuencias. La sorpresa fue cuando dijeron que tenía 10 añitos nuestro amigo.

Ahora es un gato sanísimo, lustroso y ronroneador, en eso no ha cambiado nada. Incluso podemos decir sin lugar a dudas que es uno de los gatos más agradecidos con el que te puedas topar. No había casas de acogida pero no podían dejarlo de nuevo en la calle, ¿qué hacer con él? Se tuvo que meter en un trastero no acondicionado para ello, y con todo el gato estaba ni más de tranquilo, para él ese lugar le daba tranquilidad... ¿En qué condiciones tuvo que vivir para que un oscuro trastero le pudiese parecer el súmmum de la comidad, tranquilidad y seguridad?


¿Pero qué pasa con su carácter?
Es un gato especial, y no, no es una forma bonita de decir malo. Es que es especial. Es independiente pero al mismo tiempo dependiente.

Es independiente porque al haber vivido en la calle, sabe mucho y no necesita que su familia esté encima de él o de la compañía de otros animales; pero es dependiente respecto a la presencia de sus dueños, es decir, si estás en el sofá, él estará acurrucado encima tuya; si vas al baño, al abrir la puerta verás que te está esperando en la puerta; si vas a cocinar, él estará en la cocina y no porque quiera algo.

Es algo rarísimo, pero Munch es así. En su carácter ha quedado grabado a fuego lo más importante de las vidas que ha llevado. Sabe lo que es ser querido y querer a alguien de cuando vivía en alguna casa, y desgraciadamente también conoce lo que es estar solo y no tener que depender tantísimo del humano que lo  mismo le hace carantoñas que lo abandona en la calle sin importarle que muera tras diez años de unos lujos que le pasarían factura en la dura vida de la calle.

Munch no se lleva mal con otros gatos, pero sin lugar a dudas prefiere una familia que solo le tenga y quiera a él. Por eso pensamos que seguramente era de alguna persona mayor, que falleciese y los cabrones hijos de puta de sus hijos o hijas le dejasen en la calle. Creemos que en la casa en la que creció solo estaba él. Al principio le costó hacerse a tanto gato en la casa cuando finalmente pudo dejar el trastero (hacen falta casas de acogida como que llueva en el Sáhara), pero al final se resignó y terminó tolerando la presencia de éstos. No juega con ellos, no hace piña, no le hace gracia que otros se pongan en el regazo de su dueña si él ya está ahí. Y repito, no es que sea malo, es que estamos segurísimas a que estaba hecho a eso y cambiar a la vejez siempre es complicado.

¿Qué más decir de este ancianito al que han negado el calor de un hogar y el amor de una familia en la última etapa de su vida? Que se merece un hogar, un regazo en el que tumbarse sin preocupaciones, una mantita que le proporcione calor y un humano que se preocupe por él. ¿Tendrá que pasar otro invierno solo?


¿Quién es el adoptante ideal para Munch?
-Una persona sin más animales en casa.
-Una persona adulta o mayor que no quiera un gato para jugar con él, hacerle perrerías y demás, sino disfrutar de su compañía.
-Una persona tranquila que quiera disfrutar de compañía gatuna tranquila y constante.

Lleva en la asociación desde Abril de este año pero nos urge encontrarle una familia, ¿por qué si no lleva mucho tiempo en esa condición respecto a otros casos? Muy sencillo, es mayor, es descorazonador pensar que un gato que ha vivido tan bien tenga que pasar sus últimos años a disgusto, en compañía de otros animales cuando a él no le hace gracia, sin poder contar con el cariño de un humano solo para él, y lo peor, aunque su calidad de vida ha mejorado, todavía le descubrimos apartado, mirando por la ventana con ojos tristes como esperando que venga alguien querido a por él. Ya no pasa frío ni hambre ni sed, pero no es feliz, no hemos conseguido que esos ojos reflejen felicidad, todavía no, y visto lo visto solo lo conseguiremos cuando le encontremos una familia.

Por favor, difundid esta historia. Munch es un gato especial. Especial en el buen sentido. Un ronroneador nato e incansable (le ronronea hasta al veterinario, lo juro, lo he visto y oído), tranquilo y acompañante 24h, tanto que termina siendo tu sombra. 

Os lo pido de verdad, ayudad, tenemos que conseguir que esa chispa de felicidad vuelva a los ojos de Munch. Pensadlo un momento, ¿qué clase de vida llevaríamos si solo 'sobreviviesemos' en vez de 'vivir'? Responded, porque esa respuesta es la misma que os daría Munch si pudiese hablar. Eso no es vida.


Ficha de Munch
10 años
Sano
Castrado
Desparasitado interna y externamente
Negativo en leucemia e inmuno
Prefiere una familia sin más animales

3 Comentarios

Añadir comentario
  1. Kitty dijo... 16 de octubre de 2014, 17:07

    Ohhhhhh pobre gatete!!!

    Mi pequeñin tambien hace eso de seguirte por la casa, sobretodo le obsesiona mirarme mientras cocino y me maquillo. Y cuando voy al baño el muy cabrito me abre la puerta porque no le gusta que vaya al baño sola. Es un boayere!!

    Yo animo a la gente a adoptar a un gatito porque dan un amor increible. Yo que he tenido gatos y perros toda la vida, siempre digo, que si quieres amor, pero a la vez quieres tener tu espacio y no tener que estar todo el día pendiente, lo mejor es un gato, porque no tienes que bajarlo a la calle, porque son más independientes y más limpios y porque si quieres irte un fin de semana, con dejarles bien cargaditos de comida y agua vale (eso sí, cuando vuelves preparate para la bronca del siglo).

    Un perro también es una maravilla, ehhhh, pero si adoptas un gato, no te arrepentiras y este parece ser de los que dan mucho amor e incondicionalmente.

    Bss

    Responder
  2. La Gatera dijo... 16 de octubre de 2014, 17:09

    Precioso Munch: será cuestión de pedirle a las estrellas un hogar para ti...

    Ronroneos, abuelito ;)

    Responder
  3. rousmina dijo... 16 de octubre de 2014, 18:14

    Espero que encuentre acompañante pronto. Me gusta mucho, tiene un aire especial :)
    Yo también tengo gatos abandonados y no se merecen pasar por ese mal trago.
    SAludos

    Responder

Publicar un comentario en la entrada

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.