miércoles, 8 de mayo de 2013

"Chernóbil, 25 años después" de Santiago Camacho

Título: Chernóbil, 25 años después
Autor: Santiago Camacho
Género: Ciencias Políticas y Sociales, Sociología
Editorial: Debate
Páginas: 240
Precio: 18'90€


Sinopsis:
El 26 de abril de 1986 tuvo lugar el peor accidente nuclear de la historia. Veinticinco años después parece un fragmento amargo de la historia contemporánea, pero lo cierto es que el drama de Chernobil permanece vivo, planteando terribles incógnitas para el futuro. Santiago Camacho ha viajado a Ucrania para conocer de primera mano las circunstancias y consecuencias de esa catástrofe y de las gentes afectadas por ella. El libro incluye un recorrido por las calles de la ciudad fantasma de Pripyat, construida originalmente para los trabajadores de la central nuclear y que hoy día es el mayor monumento que pueda erigirse para alertar de los peligros de la energía atómica. Esta es la crónica de un viaje al corazón de una pesadilla.



Opinión de MJ:
La opinión de este libro es condenadamente difícil. Normalmente la reseña es algo si no sencillo, al menos sí algo mecánico al saber que tienes que comentar tus impresiones sobre los personajes, la historia, la estructura... ¿Pero qué comentar de un libro que no es ficción y que encima trata un tema que aún sigue abierto y causando tantísimo daño a los de allí? Sinceramente no sé cómo enfrentarme a esta opinión, solo puedo deciros que lo haré lo mejor que pueda.

Eso sí, antes quiero hacer un inciso, y es que buscando más información por internet he visto que este libro no tiene muy buenas opiniones porque por lo visto el autor confunde varias ocasiones términos de energía nuclear, lo que le resta credibilidad. Aquí no hablaré sobre ello porque no sé nada del tema y si intento sacar algo en claro de ello leyendo en blogs... seguramente acabe metiendo la pata. 

Aquí hablaré sobre la historia de ese lugar, del suceso. No de los términos ni de química. No sé lo suficiente de ello como para meterme en tal berengenal.

El autor, Santiago Camacho, empieza el libro con una introducción no de Chernóbil, sino de las causas que poco a poco dieron al suceso. Y no, no me refiero a una construcción chapucera a la que después también hace mención, sino a ese país llamado Estados Unidos que siempre se alza llenándose la boca con palabras de humanidad, ayuda y cosas así, cuando fue el primero que dijo 'eso de la bomba nuclear para mí' y la probó en diferentes islas e incluso en su propio territorio dejando a poblaciones enteras sin un lugar en el que poder vivir, y cómo no, a muchísima gente con problemas de salud por la radiactividad.

Posteriormente ya habla de las mil y una chapuzas que se llevaron a cabo en la construcción de la central nuclear (para darse de cabezazos), y de cómo, alguien que ya había sido culpado de un incidente (por decirlo suavemente) también con energía nuclear, está al cargo de la nueva central nuclear y mete la pata hasta el fondo. Esta parte del libro os aseguro que os deja pasmados. Lo leía y no me lo podía creer. Pasaba de la estupefacción al cabreo. No me parece nada normal que construcciones de ese tipo se llevasen a cabo con tanta negligencia, y encima, con el edificio ya construido y su maquinaria en marca, dejarla en manos de alguien que ya se ha visto que no está capacitado para lo que el puesto requiere. Poco fue para lo que podría haber pasado.

Tras hablarlos de lo que ocurrió esa fatídica noche sigue con el relato de los días posteriores. La desinformación, la ocultación de la verdad, lo tarde que se actuó en ciertos aspectos, etc. 

Toda esta parte del libro es muy muy buena, pero después el ritmo de lectura decae bastante porque Santiago nos cuenta cómo en el presente se va a Ucrania y vive la experiencia. Es decir, nos cuenta la historia del país, su economía, sus costumbres, su gente, etc. Personalmente cogí este libro para saber algo sobre Chernóbil, solo sobre Chernóbil. Vamos, sobre el desastre nuclear, y me he encontrado con descripciones de historia, cultura, política, costumbres... Esas partes me hicieron la lectura un poco más pesada. Pero cierto es que Chernóbil es aquello que desembocó en la catástrofe conocida, la catástrofe en sí y sus consecuencias, las cuales serán visibles hasta dentro de 25.000 años, que se dice pronto. Con todo debo decir que creo que se ha pasado a la hora de narrar esa parte, dudo mucho que haga falta remontarse a la prehistoria para entender a dicha sociedad.

Y ya en la última parte del libro vuelve sobre Chernóbil, sobre la central, sobre las diferentes zonas cerradas al público, o al menos a al público en general, ya que se puede pedir un permiso para poder estar unos horas allí con militares de por medio.

Este libro, y para que quede claro, no habla solo de lo que ocurrió, lo cual se puede ver al principio de la novela; sino que trata más bien de sus consecuencias:

-Cómo la prensa, los gobiernos y la sociedad se ha olvidado de esta gente. Gente que vive en un país contaminado aunque vivan fuera de las zonas marcadas. Porque sí, leed este libro y veréis cómo el gobierno, aún sabiendo que la radiactividad llegaba hasta incluso Kiev, y que dicha ciudad tenía el agua (río) contaminado (aún hoy) y por lo tanto también sus tierras, no pone a esta zona como peligrosa, no la marca. ¿Y alguien sabe por qué? Porque si la marcase el gobierno perdería muchísimos ingresos, ya que la gente que vive en zonas con radiactividad pagan muchísimos menos impuestos. Increíble. Antes la pasta, a la salud que le den.

- Asociaciones españolas para traer durante unos meses a niños de esas zonas para que se descontaminen en la medida de lo posible y recuperen la salud.

- No financiación para ayudar a esa gente. Viven en chabolas casi sin agua corriente y enfermos la mayor parte del tiempo y el gobierno, sabiendo que es por la radiación y que debería hacerse cargo, hace que todas esas peticiones de ayuda se pierdan en los entresijos de una burocracia interminable.



Puede que el libro no guste o que no os llame la atención, pero es de esas lecturas que debe hacerse una vez en la vida. Es un tema duro, trágico, y sorprendentemente olvidado por la humanidad. Hay que leerlo para saber las barbaridades que se llevaron a cabo, cómo intentan esconderlo, cómo la gente sigue sufriendo las consecuencias... Leedlo, da igual que se tarden semanas en acabarlo. Un día diez páginas, otro día otras diez, y así hasta el final.

Esta tragedia no debería ser enterrada como los objetos que absorbieron altas dosis de radiación y que se encuentran bajo toneladas de tierra en Chernóbil. Debe salir a la luz, darse a conocer y concienciar a la sociedad. No vale ver una desgracia, llevarse las manos a la cabeza y decir durante unos días 'pobrecitos', eso no sirve para nada. Hay que hablar de ello, hacer ver que no está olvidado, que no se olvidará y que estamos esperando a que los gobiernos muevan de una vez un puñetero dedo para ayudar a los damnificados.

PD: Por cierto, la última noticia de la que tengo constancia de este tema es la que os dejo en este enlace. A ver si terminan de construir la nueva cúpula y por lo menos un problema menos que tienen y se pueden solucionar los otros.



Puntuación:

1 Comentario

Añadir comentario
  1. Lady Boheme dijo... 9 de mayo de 2013, 9:53

    Lo siento, pero paso. Soy demasiado empática para leer algo así. Todo es un negocio, por desgracia :(

    ¡Besos!

    Responder

Publicar un comentario

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.