miércoles, 14 de septiembre de 2011

//

"Diástole" de Emilio Bueso

Título: Diástole
Autor: Emilio Bueso
Editorial: Salto de Página
Género: Contemporánea, Terror
Páginas: 233
Precio: 18€



Sinopsis:
Jérôme es un pintor caído en desgracia que recibe el encargo de retratar a Iván, un misterioso extranjero cuyo pasado irá revelándose a medida que nos relate su historia durante las sesiones de posado.

Jérôme conocerá así la historia de un hombre perseguido por Moscú durante décadas; un forajido que tuvo que recorrer a la fuga los escenarios más duros dela extinta Unión Soviética, sobrevivir al asediio nazi de Leningrado, desaparecer en las noches de San Petersburgo durante los dìas más crudos de la dictadura, esconderse en las zonas más contaminadas de Chernóbil... La auténtica naturaleza de Iván se nos revelará cuando conozcamos el antiguo y terrible mal que porta consigo, hecho a parte iguales de radiactividad y de una espantosa maldicion que habita en el corazón del arte pictórico.

"Diástole" es una viaje febril que bombea terror y novela negra, dentelladas a la yugular y chutes de heroína, plutonio y poesía. Una corrosiva historia de amor y fatalidad que abre de un hachazo un nuevo registro en la actual narrativa de terror española.




Opinión de MJ:
Empezamos como siempre, por la portada, su diseño. En principio ésta parece de lo más simplona, ¿verdad? Pues bien, aunque lo parece, soy de las que piensan que no es así. El fondo es totalmente negro, la portada es en su mayor parte oscura, tan oscura como el apartamento del pintor o la residencia de Iván, y tan negra y oscura como el pasado de sus protagonistas, sobre todo del pasado de Iván, ya que Jérôme comenzó su mala andadura unos años atrás.

Toda esta negrura está cortada por una línea roja que la cruza de lado a lado, a lo ancho, teniendo forma colmillos, pero también del dibujito que sale en las pantallas de los instrumentos médicos de los hospitales cuando un paciente está conectado a él, viéndose su pulso, los latidos de su corazón. Lo siento, no me sé el nombre de dicho aparato. Así es como se puede observar la sístole y diástole. Los movimientos del corazón. El título del libro. Y sí, línea roja, roja sangre.

Una cosa que me gustaría puntualizar antes de entrar de lleno a lo que es la reseña, es el tema del género de esta novela. Pertenece al género de terror (además del contemporáneo), pero por el ambiente, no porque de miedo, ni mucho menos. Que nadie piense que es del género de terror por el miedo/terror/sustos/derivados, se incluye en este género por su ambientación, no por otra cosa. Así que tranquilidad y todo el mundo a leer el libro. Nadie pasará miedo leyendo la novela.

Como ya he puesto en la sinopsis, los protagonistas indiscutibles son Jérôme e Iván. Jérôme es un gran pintor que no supo mantenerse en "el buen camino" cuando estaba despuntando, haciéndose un hueco importante en el mundo del arte, para caer de lleno y regodeo en el mundo de las drogas. Puede que éstas "ayudasen" a "ver/sentir" de otra manera y así plasmar cosas nuevas, pero claro, si el mono es contínuo y no puedes mantener el pincel quieto ni un momento por los temblores, digamos que el tema de pintar se complica un poco.

De esta manera Jérôme entra en una espiral que va hacia abajo, y encima sin frenos. No puede pintar por los temblores (por el mono), y además lo poco que pinta no se vende. No gana dinero y no puede pagarse nada, ni las drogas, por lo que de vez en cuando se convierte en ladrón. Vamos, un ejemplo a seguir.

Lo que más me ha gustado de este personaje es su franqueza, no tiene dobleces, lo que se ve es lo que hay, no lo oculta, y eso sin contar su humor un tanto negro y cínico:

"En serio, curro en una oficina.. No te rías. Podría pasarte también a ti. Sucede en las mejores familias."
"Y así es como me he ido dando cuenta de lo limitado que estoy. Un hombre realista comprende que su mala cabeza le viene de familia nada más se da cuenta de que está haciendo las mismas tonterías que hicieron sus antepasados directos y que, para colmo, las está haciendo todavía más gordas.

Mi abuelo dejó que reventara su burra, yo me dejo reventar como una burra."

Consigue que rías en más de una, dos y tres ocasiones aunque esté hablando de temas o sucesos que no deberían dan risa alguna.

Este gran personaje se encuentra con Iván mediante un tercero, compañero de Iván, que le llama para llevar a cabo un encargo que bien es bastante normal, pero con unos términos que no lo son tanto. Quiere que Jérôme vaya durante cuatro noches seguidas a la mansión en la que vive Iván, para retratarle, pero no de manera convencional, sino que debe plasmar lo que vea/sienta sobre su modelo (Iván). Para ello, éste, Iván, irá narrándole su vida, para que el pintor pueda hacerse una idea de cómo es, de lo que es, y retratarle como verdaderamente es. 

Así es como conocemos al segundo protagonista. Iván. No hace falta decir qué es Iván, con los colmillos de la portada está más que sabido. Y no, esto no es ningún spoiler, el protagonista lo dice sin tapujo alguno.

Este vampiro no es como los vampiros adolescentes que tanto pululan por todo el planeta. Es un vampiro hecho y derecho, con sus sentimientos (pero sin exageraciones), un tanto cansado de todo, amante del arte, solo puede salir por la noche, duerme en un ataúd, sosegado, etc. Es una especie de antítesis de Jérôme.

Mediante esas sesiones de pintura con sus correspondientes narraciones de la vida de Iván, vamos conociéndolos, desentrañando un par de misterios que nos pone el autor a lo largo del libro, y servirá de pretexto para la acción del final.

Al principio es casi imposible que no te venga a la cabeza el libro "Entrevista con el Vampiro" de Anne Rice porque este libro empieza (casi) de la misma manera. Jérôme es contratado por Iván (mediante otro) para que le retrate mientras le cuenta su historia. Cierta reminiscencia sí hay. 

No diré nada más de la trama, ya que no estamos ante una novela al uso, no hay un tema principal con principio, desarrollo y final, entralazado con otros temas menores. Aquí, al menos para mí, nos encontramos con diferentes vidas, perspectivas y temas que se van uniendo formando una sola historia, donde aunque hay obviedades, también esconde sus sorpresas, incluso en el final, que aunque te imaginas qué va a pasar, consigue sorprender igualmente.

Sí, es una historia de un vampiro, pero no de los de ahora y no exclusivamente de él, ya que hay otro personaje tan importante como Iván, y que si faltase, la historia no podría darse. Los dos se complementan consiguiendo una historia que sin acción alguna (porque acción lo que es acción no es), es de lo más atrayente y absorbente que he podido leer durante años. 

La novela atrapa por sus personajes, sus vidas, sus pensamientos, sus actos, sus sueños aplastados, su narración, su prosa... Por el ambiente. Por todo y por nada. La verdad es que es algo extraño, pero es la verdad.

Es de esas novelas que las coges creyendo que va a ser una cosa, que no te hará "tilín", pero que termina siendo una de tus preferidas.

Obviamente la recomiendo muchísimo. A mí  me ha encantado, y sin engañar a nadie, buscaré más trabajos de este autor.




Puntuación:

2 Comentarios

Añadir comentario
  1. Xula dijo... 14 de septiembre de 2011, 10:54

    Pues tengo que buscarla! No conocia este titulo (que por cierto, la portada es sencilla pero muy sugerente) y el autor tambien me era desconocido. Por lo que cuentas, creo que me podria gustar mucho, y no es demasiado extensa como para hacerle un huequito en mi ya saturada lista. Un beso!

    Responder
  2. J.E. Alamo dijo... 14 de septiembre de 2011, 17:33

    Muy grande el amigo Emilo. Os recomiendo su primera novela: Noche Cerrada. No os decepcionará.

    Responder

Publicar un comentario

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.