lunes, 11 de abril de 2011

//

"La elegancia del erizo" de Muriel Barbery

Título: La elegancia del erizo
Autora: Muriel Barbery
Editorial: Seix Barral
Género: Contemporánea
Páginas: 367
Precio: 14,50€
Aquí puedes comprar el libro "La elegancia del erizo"



Sinopsis:
En el número 7 de la calle Grenelle, un inmueble burgués de París, nada es lo que parece. Dos de sus habitantes esconden un secreto. Renée, la portera, lleva mucho tiempo fingiendo ser una mujer común. Paloma tiene doce años y oculta una inteligencia extraordinaria. Ambas llevan una vida solitaria, mientras se esfuerzan por sobrevivir y vencer la desesperanza. La llegada de un hombre misterioso al edificio propiciará el encuentro de estas dos almas gemelas.

Juntas, Renée y Paloma descubrirán la belleza de las pequeñas cosas. Invocarán la magia de los placeres efímeros e inventarán un mundo mejor. La elegancia del erizo es un pequeño tesoro que nos revela cómo alcanzar la felicidad gracias a la amistad, el amor y el arte. Mientras pasamos las páginas con una sonrisa, las voces de Renée y Paloma tejen, con un lenguaje melodioso, un cautivador himno a la vida.



Opinión de MJ:
No entiendo cómo puede ser que un libro tan malo sea uno de los más valorados internacionalmente, no me entra en la cabeza. El libro lo he terminado por "cojones". Normalmente si un libro no me gusta, no me lo termino de leer, no me sobra tanto tiempo como para ir gastándolo tontamente; pero este libro no solo es malo, sino que además hace unas críticas para mí nada acertas que me han hecho querer terminarlo para poder criticarlo como dios manda. Así que aquí está la crítica.

El principio del libro, casi las primeras 100 páginas es una crítica sin tregua a la división social: Burgueses-Trabajadores tal y como lo hizo Marx. Personalmente me parece una tremenda gilipollez el extrapolar las ideas de Marx a la actualidad. Ese idealismo era perfecto para el momento en el que se postularon, pero actualmente, con una sociedad tan abierta y con tantas posibilidades de ascender o descender social y económicamente, me parece muy tonto (y lo digo así de claro), el seguir utilizando esas ideas. No lo digo por ofender a nadie, pero como historiadora que soy, la sociedad de la época de Marx y la actual poco o nada tienen que ver.

Además, la autora, para apoyar su tesis y la de Marx, se va a los extremos y a los tópicos. Los burgueses son unos melindrosos, se las dan de listos, miran por encima del hombro, etc.; mientras que los currantes hacen el trabajo sucio, pero son más listos y tienen más dignidad que los adinerados.

No es por nada pero utilizar actualmente la palabra burgueses... Buscad su origen y vereis que no se puede utilizar actualmente conforme lo utiliza esta mujer. Ella cree que los burgueses son jefes o gente con dinero, pero burgueses se utiliza para definir a aquellas personas de épocas pasadas que trabajaban en la administración, eran comerciantes o tenían trabajos liberales (profesores, tenderos, etc.). Resumiendo, gentes que se podían permitir algún que otro capricho. Y yo os pregunto sinceramente, quitando la crisis económica que nos ahoga desde hace un par de años, la mayoría de las familias por suerte son más o menos acomodadas, de vez en cuando se pueden dar algún capricho (viaje, pc, videoconsolas, etc.) Cuando no estaba la crisis ¿quién podría decirme "soy de una familia pobre"? Pensadlo fríamente. La mayoría tenemos casa, varios pc's, acceso a internet, móviles más o menos última generación, varias televisones, de vez en cuando nos íbamos a casas rurales o a algún otro sitio, etc... ¿Realmente podemos catalogar a la gran masa de la población como "pobre"? No lo veo así. Vale que la portera, una de las protagonistas, sí viene de una familia muy pobre y desestructuralizada, eso es innegable, pero la autora, a través de este personaje extiende el término "pobreza" a la mayor parte de la sociedad para poder criticar a sus anchas, y eso me parece muy mezquino y manipulador.

No creo que eso de "burgueses" se pueda utilizar actualmente como elemento diferenciador para la mayoría de la sociedad, más que nada porque gracias a dios vivimos en un país en el que se vive cómodamente (quitando la crisis actual y a los que verdaderamente les va bien). "Burguesía" era un término diferenciador que hoy en día no tiene razón de ser.

¡Y no nos olvidemos de algo muy importante! ¿Desde cuándo ser burgués significa mirar por encima del hombro y no ayudar a nadie? Vale que hay gente acomodada que se cree "el no va más" (gilipollas hay en todos los lugares y estratos sociales), pero me niego a creer que todos los adinerados son así. Tal vez sea porque he tenido una suerte inmensa, pero en la universidad he conocido a chicos y chicas que viven muy cómodamente y os aseguro que si no llega a ser por las maneras, jamás pensaríais que tienen más que cualquier otro. Se van contigo (una chica de familia normal), te invitan, te llaman para quedar, se quedan en la universidad a comer contigo en una cantina donde sabes que no comes lo que en realidad crees comer, etc, etc, etc. Decir esas generalidades, esas "verdades absolutas" simplemente por el poder económico de una familia no me parece muy inteligente. Habrá gente que se olvide de que una vez fue una familia media, y otros que todavía lo tengan en mente y no cambien demasiado.

Toma parrafada que acabo de soltar. Lo siento. Cambiamos de tema.

Otro de los problemas que le veo al libro sería en la manera de narrar de la autora. Ésta es licenciada en filosofía y se nota a lo lejos, te llega un tufo que tira para atrás. Da mucha importancia a la lectura de pensadores históricos/filosóficos. Eso de por sí no es negativo, pero sí lo es cuando no para de nombrarlos, enumera sus obras más conocidas, las explica tal y como las explica una profesora de filosofía (con tecnicismos y de manera embrollada), y para rematar, dice que X personaje es listo por leer ese tipo de libros y los otros son estúpidos por no hacerlo... Es es de una pedantería que tira para atrás. Unos ejemplos:

"(...) pero me vanaglorio de haber devorado una parte bastante apreciable de la literatura mundial, teniendo en cuenta que soy una persona de origen campesino cuyas esperanzas de hacer carrera alcanzaron hasta la portería del número 7 de la calle de Grenelle, cuando habría podido pensarse que un destino como el mío me abocara al culto eterno de las novelitas rosas de Barbara Cartland."

Atended a la frase con recochineo, retintín y mala uva de: "abocara al culto eterno de las novelitas rosas". No soy lectora de novela romántica, me habré leído solamente unos cuantos de este género, pero si leyese este tipo de novela me sentiría atacada por la autora.

La cosa sigue:
"Bien es cierto que soy -y me siento- culpable de cierta inclinación por las novelas policíacas, pero las que yo leo las considero literatura de altísima categoría."

FLIPLA. Rewind, compañera, fue leer esto y pensar en tí, amante confesa de la novela negra... ¿Ves normal que se diga esto? ¿Ves normal que se diga que lo que normalmente lees es algo así como una basura escrita?

Pero el tema aún no termina:
"Una idea perturbadora, y de hecho, algo proustiana (...). ¿Y si la literatura no fuera sino una televisión que uno mira para activar sus neuronas espejo y para proporcionarse a bajo coste los escalofríos de la acción? ¿Y si, peor aún, la literatura fuera una televisión que nos muestra todo aquello en lo que fracasamos?"

WTF?! Me vas a comparar la televisión basura con los libros de género?!?! O sea, que estamos al mismo nivel que las que se sientan todo el puñetero día a ver cómo se gritan 4 personas delante de las cámaras. Increíble... Según esta escritora, si no lees libros educativos (filosóficos y tal), en realidad no lees o no eres una lectora con todas las letras. En fin, sin comentarios... La pretensión, el sabelotodismo y la altanería de esta escritora me saca de mis casillas.

Lo peor llega cuando se tira varios capítulos filosofeando como profesora pedante de filosofía que es. En serio, a esta mujer le negaron publicar algún estudio filosófico, pero como quería verlo publicado, lo enmascaró en esta novela... Se tira varios capítulos reflexionando sobre la naturaleza de la conciencia humana y qué conocemos del mundo... Y no solo eso, sino que encima lo hace tal y como lo haría una profesora de filosofía, con sus palabros, con sus referencias a libros, etc. Un coñazo.

Todas estas reflexiones, lo digo para centrarnos un poco, las hace a través de la portera y una niña de 12 años superdotada que vive en el seno de una familia adinerada. La portera me parece un personaje que vive esa mala vida porque le sale de las narices, durante toda la novela pensé que era gilipollas y que no debía criticar tanto a los demás para pasar a criticarse a sí misma, y así cambiar y tener una mejor vida... Lo cual se demuestra al final del libro.

Mientras que por otro lado tenemos a una niña de 12 años, la cual me parece insufrible y nada creíble. ¿Os tragais que una niña de 12 años se haya leído la mayor parte de las obras de filósofos históricos, que los haya entendido, digerido, aceptado, los tenga como guía a seguir en su vida y los utilice para criticar a cuantos se pongan en su punto de mira? Una niña de 12 años sigue siendo una niña, puede ser muy superdota y lo que se quiera, puede tener muchos conocimientos de mil materias diferentes pero dudo mucho que pueda hablar tan enrevesadamente como lo hace. Además, como ya he dicho, sigue siendo una niña, y eso se ve en que en más de una ocasión cuando sigue el siguiente pensamiento: "Si yo lo hago está bien, pero si lo haces tú no":

Un ejemplo de ello lo podemos observar a lo largo de varios capítulos, en los cuales hace una exaltación (pero exaltación por todo lo alto) sobre la escritura, sus dones, sus reglas, cómo se debería escribir, el no cagarla, cómo expresarse, etc... En principio está bien, el problema viene cuando relata una escena donde una chica se equivoca a la hora de poner una coma, y pone el grito en el cielo por una puñetera y mísera coma. ¿Ya he dicho que la autora y sus protagonistas se creen diosas perfectas? Asco me dan.

Y lo mejor de todo viene en el capítulo siguiente cuando un invitado que habla como la mayoría de los jóvenes, (es decir, no siguiendo todas las reglas pero tampoco como un hereje), va y dice que a él también le gusta un juego que a ella le encanta, el "Go". Mirad lo que dice la superestupenda y todo-lo-sé de la protagonista:

"A Tibère le apasionan las matemáticas y juega al ajedrez y al Go. Odio esa idea. Las cosas hermosas deberían ser de la gente hermosa."

UN GRAN Y SONORO "WTF?!". Gente "hermosa" según ella es que hable en todo momento de forma culta, utilizando tecnicismos dependiendo del tema de conversación, que escriba siempre correctamente bien, y que solo lea clásicos y libros de filosofía y ensayo. Para mí, con "gente hermosa" se refiere a las que se creen mejores que nadie cuando en realidad son la mayor mierda que pisa tierra. HE DICHO.

Eso sin contar, que es simple frase es totalmente "exclusivista", lo que es totalmente incongruente con lo que viene expresando este personaje a lo largo de toda la obra. Durante todo el libro estas dos protagonistas no hacen más que quejarse de que solo los ricos consiguen una buena educación, que eso no está bien porque los pobres también deberían poder acceder a ella, etc... Es decir, que la educación, más una vida digna (que también se comenta) y todo aquello que se cree básico debería estar al alcance de todos, no debería ser "exclusivo" de ningún grupo social, y va ahora la tía y me suelta esa frase que excluye a la gente que ella no cree hermosa. ¡Manda cojones!

Para ir terminando y cambiar un poco de tema, la autora (o al menos sus personajes) es amante de oriente, sobre todo de Japón. En este momento pensé: "Mira, al menos vamos a tener algo en común y alguna que otra parte de esta obra me gustará". ¡JA! Por lo visto esta chica es una extremista también en lo concerniente a Occidente VS Oriente.

Ensalza demasiado a los japoneses, cosa que chirría y roza el peloteo, y eso que soy amante de la cultura...

Para ella su comida es mejor que la francesa... Para gustos los colores, yo más bien diría que es exotica, diferente y que eso depende de gustos y costumbres, más que nada porque muchos japoneses reconocen que están hasta el moño de comer bol de arroz para desayunar, comer y cenar.

También comenta que la decoración minimalista, teniendo pocas cosas, lo justo, lo esencial, nos hace ver que los japoneses no son personas que piensen en conseguir y tener muchos objetos, que no son materialistas, que están por encima de eso... No quiero parecer mala, pero que se informe un poco. Si tenemos en cuenta que un japonés medio vive en una casa de unos 40-50 metros cuadrados (o menos), no es cuestión de que tengan buen gusto, ¡sino que no pueden tener más, no les coge en la casa! ¿Que no quieren tener más? Entonces ¿por qué cuando pueden se compran casas más grandes la decoran con más cosas? Eso se ve en los famosos, en los que tienen buenos trabajos y por ende, mejor sueldo, se ve en los doramas... Que no me venga con tonterías. Sí, gastamos demasiado tiempo en "desear tener eso otro" y no disfrutamos de lo que tenemos, ahí estoy totalmente de acuerdo, pero que no me ponga gilipolleces de ese tipo (el ejemplo de los japoneses), porque es muy muy muy tonto. Además, no hace falta irse al ejemplo de los famosos para verlo, por ir a la escuela de estudios orientales conozco a varios japoneses y os puedo prometer y prometo que no tienen más porque no les coge en su cuarto, punto. Lo tienen que tener todo tan ordenado al milímetro por falta de espacio.

Pero lo peor no es esto, que por cierta ignorancia o inocencia respecto al mundo oriental se puede entender, sino que crea que los orientales son son materialistas en nada, que son muchísimo más creyentes que nosotros, y que por ende, están en un par de escalafones por encima de los occidentales...

"Y de repente helo aquí en Francia, en Angelina, inmerso sin transición en una cultura diferente y en una posición que ha cambiado de manera radical: de Asia a Europa, del mundo de los pobres al de los ricos."

WTF?! En serio, lo digo bien clarito y alto, esta tía es gilipollas. ¿Asia es igual a pobre y Europa igual a rica? Coño! ¡¡Y yo que creía que Corea del Sur, China y Japón estaban en el G20!!

¿Qué la cultura es diferente? Obviamente, eso no lo niego, pero que no me venga con esas gilipolleces, y encima remate la faena con:

"(...) en un mundo oriental, dominado por valores y emociones propias donde la pertenencia simbólica quizá se ponga en práctica en las fiestas del pueblo cuando se honra al dios de la Lluvia, en el que los niños viven inmersos en creencias mágicas, etc."

En este punto tuve que pararme y descojonarme. Sí, hay gente que es muy devota y cree en sus dioses, elementos o aquello que le hayan inculcado. Hasta ahí todo perfecto. Ahora, que esta tía me diga que los orientales, en general, viven, creen y sienten tal y como ella dice... Descojonante, no tiene otra palabra. A los jóvenes Tailandeses, chinos, japoneses y demás de hoy en día no les veo yo muy religiosos y creyentes, igual que a los occidentales. Siempre habrá excepciones, pero tantas como para generalizar y decirme que se reunen alrededor del fuego para consagrar a la lluvia... me parece una barbaridad y de ser oriental me sentiría ofendida.

Además, ¿desde cuándo esas prácticas o creencias están delimitadas al contienente asiático? ¿Acaso aquí en España no hay gente que se queda sin comer carne durante la cuaresma o que sale a la calle para flagelarse? ¡Sale todos los años en la televisión! Hacer generalidades tan aplastantes lleva a errores garrafales como le pasa a esta autora, la cual está tan enamorada de Asia que, personalmente, creo que utiliza un prisma demasiado empañado como para ver la realidad.

Para terminar (por fin) esta reseña, solo diré una cosa. No recomiendo el libro, para nada. Es un coñazo, simplemente es una sucesión de reflexiones de una profesora de filosofía llena de datos, de títulos de libros, de autores, de pensadores, de explicaciones densas por tanto tecnicismo, pomposas al más no poder, y demasiado "elevadas". Tan elevadas que aunque haya querido escribir, al menos en parte, para hacer ver la importancia de la lengua, de su uso correcto, de ser culto, lo que ha conseguido es criticar a todo el mundo, poniéndola de vuelta y media y creerse el no va más. Siempre hubo, hay y habrá maneras de explicar las cosas a la gente sin caer tan bajo como cae esta autora con su extremismo, y tanta frasecita que viene a decir: "Si no lo haces/dices tal y como yo, que sepas que lo haces/dices mal y estás por debajo de mí"

Solo me quedo con las últimas 50 páginas, las únicas con sentido.



Puntuación: 1/10

7 Comentarios

Añadir comentario
  1. Maribel F. dijo... 11 de abril de 2011, 12:34

    Jo, pues yo tenía muchas ganas de leerlo, porque vi la película y me encantó, pero leyendo tu reseña se me han quitado las ganas xD Y eso que normalmente el libro da cien patadas al libro.
    Un besito!

    Responder
  2. Tatty dijo... 11 de abril de 2011, 13:00

    Es la segunda reseña negativa que leo en poco tiempo, yo lo tenía en mi lista de pendientes pero creo que lo voy a eliminar porque cada vez estoy más convencida de que no me gustará. Besos

    Responder
  3. Annika dijo... 11 de abril de 2011, 23:52

    La portada me llamó la atención hace tiempo pero lo tenía en duda porque no me terminaba de convencer. Ahora ya está más que decidido! Emplearé mi tiempo en algo más provechoso :)
    Saludos!!

    Responder
  4. Liz dijo... 12 de abril de 2011, 6:23

    Pues bueno, no soy muy buena para la filosofia asi que descartado.

    Responder
  5. MJ dijo... 12 de abril de 2011, 23:13

    @Maribel F: He leído por ahí que la película fue una mala adaptación del libro.

    @Tatty: Si no te van los filosofeos, no te molestes.

    @Annika: Harás estupendamente!!

    @Liz: Ni te lo pienses, pasa del libro

    Responder
  6. G.L.L dijo... 21 de mayo de 2011, 21:05

    Te voy a ser muy sincero. Dejé de leer tu crítica en cuanto críticas la tesis del libro.
    ¿Como puedes tener el coraje de decir que un libro es malo por la tesis que plante? Estás criticando el mérito literario del libro o la tesis que la autora maneja. Son dos cosas bien distintas y no creo que valga la pena una crítica que ni siquiera se molesta en separarlas.

    Responder
  7. MJ dijo... 21 de mayo de 2011, 23:24

    ¿Que cómo tengo el coraje de decir que un libro es malo por su tesis? (Y no lo digo con mala leche, que conste) Pues no hace falta ningún coraje, si no gusta no gusta, no hay más. Esto es una opinión personal. Además, la tesis de este libro es algo que conozco MUY bien por ser historiadora, y NO, no es malo por la tesis que plantea, sino por la manera tan bestial e indiscriminada de apoyarla. Todo el mundo tiene sus ideales, pero nadie tiene derecho de ir tan saco, de ponerse tan por encima de los demás y pisotear de esa menera al personal. No nos engañemos, esta autora mira por encima del hombro al resto del mundo que no piensa como ella. Vuelve a leer el libro y fíjate en su forma de expresarse, se ve, no es algo mío.

    Dice que se vanagloria de hacer / leer / ver unas cosas y no el resto de tonterías que hace el resto de la sociedad. Eso en mi pueblo es de ser una pedante y extremista. Y si no te lo crees, vuelve a leer la reseña, hay varios ejemplos, no uno solo.

    No me gusta cómo trata el tema (te repito que me parece extremista), no me gusta que sus personajes sean tan perfectos (la portera y la niña) por su ideología y el resto una panda de ignorantes, no me gusta que solo sus personajes afines a su ideología sean los únicos que tengan una evolución y el resto sigan tan ignorantes. Eso es MUY PARTIDISTA.

    Y como no me gusta su tesis extremista, ni la forma de llevarla a lo largo de la novela, ni la forma de llevar a sus personajes, ni su partidismo, lo digo. Con todo, para gustos los colores.

    Repito, internet es frío y puede parecer lo que no es, esto no te lo digo con ninguna acritud.

    Responder

Publicar un comentario

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.