lunes, 18 de abril de 2011

//

"Cándida Diplomática" de Helena Cosano

EnlaceTítulo: Cándida diplomática
Autora: Helena Cosano
Editorial: Algaida
Género: Contemporánea
Páginas: 210
Precio: 17€
Podéis comprar "Cándida diplomática" aquí



Sinopsis:
Esta novela cuenta, con gran ternura y desternillante humor, el absurdo día a día de Cándida, una joven diplomática en la Embajada de España en Japutistán, un país de estepa y montaña situado en el fin del mundo. Entre extrañas leyendas esteparias que terminan superponiéndose a la realidad, Cándida intentará sobrevivir a esta experiencia vital.



Opinión de MJ:
Como ya os dije en el IMM-Vlog #1, aquí os dejo la reseña del libro "Cándida Diplomática", el cual lo acabé el Sábado por la tarde. Que nadie se extrañe si la reseña sale un poco más corta de lo normal, la explicación es sencilla: Es un libro cortito con la letra grande, temo contar más de lo que deba y jorobar la lectura a l@s posibles lectores/as. Ese es el problema de comentar libros cortitos.

La novela gira alrededor de la chica protagonista llamada "Cándida Delpán Pringao" (sí, sí, justamente lo que estáis pensando). Esta mujer siempre fue un tanto marimacho, abierta, alegre y trabajadora, y por su duro trabajo y buenas calificaciones termina siendo destinada a la Embajada Española en el país denominado "Japutistán".

Ella va ni más de ilusionada a su nuevo trabajo pensando que va a conocer un nuevo país, gentes, costumbres, idiomas... Vamos, que empieza un gran reto que le entusiasma. Los problemas vienen ya con el viaje. Japutistán está por Asia, el viaje es muy muy largo, le pierden la maleta, el país es todo de hielo, hace un frío que te congela nada más asomar la nariz a la calle, al bajar del avión se cae y sus ropas y apariencia perfecta se rompen, y de esa guisa la encuentra el embajador (Malaespina), que en persona había ido a recogerla...

Si esto no es empezar con mal pie, ya me diréis qué es.

Así es como nos introduce en el mundo de la diplomática, que con mucho desparpajo, critica la falsedad de la diplomacia, de cómo tienen que comportarse los trabajadores en ese ámbito. Un ejemplo:

"Allí aprendió lo más importante de su futura profesión: fingir escuchar, acostumbrarse a perder el tiempo y sonreir cortésmente por delante para apuñalar mejor por detrás.
(...) y que para sobrevivir había que dominar las artes de las amistades falsas, los halagos envenenados, las calumnias descaradas, las sofisticadas traiciones y las frías venganzas."

Supongo que os chocarán los nombres que he puesto, y es que la autora utiliza los nombres propios, de país y demás para hacernos ver a primera vista cómo será esa persona, lo que "traerá" dicho lugar, etc.

La protagonista se llama "Cándida Delpán Pringao". "Cándida" por lo ingenua y sencilla que es, "Delpán" porque es muy buena con las personas que le rodean, y "Pringao" porque pringa lo que no está en los escritos, sin contar cómo la vapulea el embajador.

El país al que va a trabajar recibe el nombre de "Japutistán". Al principio creía que estaba relacionado con Japón, pero no, o al menos no del todo. Dice que su idioma es muy difícil y que pocos se atreven a aprenderlo (lo que vienen a ser los kanjis), pero el clima, la ciudad y demás ya no cuadra con ese idioma. Creo ( y repito, solo creo) que esa palabra se puede dividir en dos partes, siendo la primera "Japut"... No hace falta que diga lo que significa, ¿verdad? Debo decir que le vendría bien la expresión porque el país, además de estar en el culo del mundo, es muy inhóspito (clima y terreno), casi no hay comodidades, y eso sin contar que sus gentes son bastante extrañas.

Y el tercer ejemplo sería el odioso, paranoico, anticuado, retrógrado, machista y sexista del embajador. Se nota que me cae bien este personaje. El cual parecía muy amigable en las cartas que se intercambiaba con Cándida, pero es de lo peor en persona. Nadie que trabaja en la embajada quiere verle ni en pintura, todos piensan que es mejor vivir y trabajar lejos de ese energúmeno. ¿Por qué? Muy sencillo, es un paranoico de cuidado que cree que todos los que allí trabajan están contra él (y por ende contra el Estado Español, que son espías y traidores a la patria), piensa que es el único que trabaja en ese edificio (cuando en realidad no trabaja, solo va a encuentros con otros embajadores y gente importante), y cuando no está ocupado desahogándose con cualquier empleado durante horas contándole sus penas (sin dejarle trabajar y con el consiguiente de que esa pobre persona tenga que hacer horas extra para ponerse al día), puede estar gritando a otros tantos empleados (insultándolos o lanzándoles cosas), e incluso, simplemente, leyendo la prensa. Un ejemplo de lo que le fastidia que las mujeres lleguen a cargos sería la afirmación de que ella trabaja tanto o viene cabreada porque "anoche no se la follaron bien" ¬¬ Desgraciadamente todavía hay hombres que piensan así. Esos comentarios se dan en muchas empresas.

Me queda la duda de que el machismo, clasismo y sexismo que impregnan las hojas (mucho, creedme), es una simple crítica dirigida a los que todavía piensan así, o si por el contrario, y tal como temo, es porque en el mundo de la diplomática todavía hay mucha tontería concrentada.

Estos 2 personajes son los que más salen en la obra, aunque también están el novio de Cándida, varios trabajadores de la Embajada Española, y la familia de la protagonistas. Y ellos dos, junto con el resto, serán los que nos atrapen con una historia divertida y chocante en un principio, para poco a poco ir volviéndose más seria y dura, hasta incluso perdiendo por completo la comedia.

Como apunte final diría que la autora ha sido muy diplomática, tal y como debe serlo una diplomática (es su trabajo), ya que mezcla muy bien elementos reales (el trabajo, los personajes, muchas situaciones), con elementos totalmente inventados (país, cultura, maneras, etc.). De esta manera consigue crear un país de la nada con elementos muy reprochables y mal vistos (machismo, escentricidades religiosas, sociedad cerrada y aislada...), que claramente son elementos escogidos tanto de Asia (sociedad cerrada) como de Occidente, y así no pillarse los dedos. De esta manera evita que la puedan criticar por haberse cebado con tal o cual región, religión, país o gentes.

Para terminar, ¿recomendable? Sí, el libro no está mal. Se lee rápido, no aburre, entonces ¿por qué 3 estrellas y no más? Porque tanto la portada como los nombres (Malaspina, Japutistán, etc) te hacen creer que te vas a encontrar con un libro enteramente cómico, y aunque en parte lo es, éste se vuelve bastante crítico y negro según vas pasando las páginas. Al final terminas encontrándote algo que ni siquiera podías imaginarte, lo cual descoloca bastante. Además, ese final, aunque no es trágico ni dramático, es demasiado abierto. Para todo lo que le pasa a la pobre protagonista y creyendo que solo era un libro cómico, el final impacta bastante, es demasiado abierto. Lo veo más como libro crítico que otra cosa.





Puntuación: 6/10

6 Comentarios

Añadir comentario
  1. maryn dijo... 18 de abril de 2011, 19:58

    La trama es muy entretenida, es exasperante que todavía reina el machismo en algunos aspectos y se nota que este libro trata un poco sobre este tema, espero pronto leerlo, bay.

    Responder
  2. Anónimo dijo... 23 de abril de 2011, 19:54

    ¡A mi me ha encantado! Soy un simple ciudadano sin mucha cultura literaria, aunque no puedo evitar de ver algo de Proust en esta novela y en el estilo fuerte y real, en el sentido que esta chica escribe, no pretende, no busca efectos y modas. Nos cuenta una historia que aparentemente saco de su propia experiencia y nos manda a otros mundos, no con facilidad y lineas sencillas, pero envolviéndonos en un torbellino de vientos y mentes sanas, locas, mezquinas y bondadosas. Este libro es comida para lo sesos. Nos pasa del frio al calor, de la risa caustica a la tragedia de la mediocridad… ¡felicidades Cosano!

    Responder
  3. MJ dijo... 23 de abril de 2011, 21:20

    No es cuestión de tener más o menos cultura literaria, es cuestión de gustos, y como dicen, ¡para gustos los colores! :)

    Responder
  4. Anónimo dijo... 24 de abril de 2011, 2:44

    humor negro no apartado de la realidad ,
    se cruzan con las dificultades del camino
    la imaginacion del autor
    la impotencia de la accion rueda del humor maquiavelico acabando en la suplica onirica de la impotencia
    antes del suicido o el asesinato
    claro sintoma del mobbimg

    Responder
  5. MJ dijo... 24 de abril de 2011, 12:52

    Tanto "anónimo" huele que tira para atrás...

    Responder
  6. Ana Karenina dijo... 16 de agosto de 2013, 20:29

    El país se llama Kazajistán de la antigua URSS, sí es frío, además en invierno se pone todo helado, pero los kazajos siempre se destacaban por su hospitalidad...creo que es pasarse llamar al país Japutistán...no lo merece...

    Responder

Publicar un comentario

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.