jueves, 2 de octubre de 2014

//

Homenaje a Charlie

Tenía pensado empezar con nuevas entradas dedicadas animales, sobre todo con la difusión de algunos que me son más cercanos porque pertenecen a la asociación en la que participo y demás, pero tristemente tengo que empezar esta nueva sección con un homenaje prematuro, demasiado temprano... Un homenaje a un cachorro de dos meses que murió ayer de un ataque.





El sábado 27 de septiembre un amigo me preguntó por facebook si podía ayudar en la difusión de un caso en el que un dueño se quería deshacer de su cachorro de pincher con hidrocefalia congénita, según ponía, por no poder hacer frente a los gastos veterinarios.

Me puse en contacto con el dueño mediante whatsapp y ahí empezó mi mosqueo... Según el anuncio de facebook, lo regalaba por no poder pagar el medicamento, pero cuando le pregunté qué tenía que darle, cada cuanto y lo que costaba la medicación para ponerlo todo en las redes sociales y facilitar el encontrarle alguna familia, me dijo tan alegremente que ni sabía lo que había que darle, ni cada cuánto ni lo que costaba... ¿Perdona? ¿Entonces cómo sabes si puede hacer frente a los gastos o no? 

Le tiro más de la lengua y al final me suelta una historia sobre el perro que sería para un familiar, que el familiar lo llevó al veterinario, que éste le dijo que estaba enfermo y que sin saber ni cura ni nada, ese familiar le dijo que no quería al perro porque había tenido otros también con problemas y ya no podía más económicamente. 

Obviamente no me lo creía. Si realmente era asi, ¿por qué no lo dijo desde un primer momento? Es más, si él lo estaba cuidando porque le daba pena, era muy bonito, pequeño y demás, ¿por qué no preguntó por el tratamiento? ¿Por qué le dejó durante dos largos meses sin medicarlo?

En fin, me puse manos a la obra, lo difundí, pregunté a personas concretas, a protectoras, a asociaciones, y al final el domingo por la mañana, una chica a la que conocía de un mercadillo solidario me dice que le acoge. Ese mismo día, a las seis de la tarde, el chiquitín ya estaba en sus manos y es bautizado. Recibe el nombre de Charlie.

A partir de ahí empieza otra contrareloj: Encontrarle una familia y llevarlo al veterinario. 

Por suerte, a las horas ya tiene una adoptante ¡y encima es veterinaria! No le importa si hay que operar o no, ella se encarga de todo. No podíamos pedir más por esa parte, la verdad.

Pero llegó el lunes por la tarde, la chica que lo acogió lo llevó al veterinario y llegaron las malas noticias. Ya sabíamos que el perro estaba enfermo, pero desconocíamos que estuviese grave, que el operarle fuese de vida o muerte.

Se lo dijimos a la chica y dijo que sin problema, que ella seguía pensando lo mismo. Ahora faltaba darle una medicación que le compré y encontrarle urgentemente un transporte de Alicante a Barcelona. He aquí los dolores de cabeza:

1) Los de blablacar no se dignaban en contestar, y eso que lo dejaba muy claro: Se pagaba el asiento como si de una persona se tratase.

2) Los de otras webs similares también hicieron oídos sordos.

3) Las páginas de facebook sobre transporte solidario resultaron inútiles. Una por estar inactiva desde el año pasado y la otra por aceptarme casi a los dos días después.

4) Los de MRW clavan casi 30€ por alquiler de transportín y 67€ por viaje...

Finalmente el  miércoles 1 de Octubre un chico de Novelda se ofrece para llevarlo con él. ¡Saltamos de la emoción! Incluso le salen más casas de acogida y un par más de transportes solidarios (mil gracias a tod@s, de verdad) Hablamos todos por whatsapp y facebook para ir concretando, todo queda claro, todo está preparado, todo va viento en popa. O eso creíamos.

Al día siguiente, el jueves 2 de Octubre, hoy, Charlie sufre un ataque y aunque es llevado al veterinario, nada pueden hacer por él.

Os doy mi palabra que escribo esto mientras se me llenan los ojos de lágrimas. No es justo. Intentamos todo lo que pudimos y más. Todo estaba ya preparado, solo había que esperar unos días para que su mami veterinaria lo tuviese en sus manos y operase. Solo eso, solo unos días. No pedíamos más. 

Al final, un pobre cachorro con dos meses de vida que no se merecía morir, murió. Murió no por su culpa, murió por el hijo de la gran puta que lo tuvo todo ese tiempo y no tuvo los cojones ni si quiera de preguntar cuál era la medicación y dársela, o al menos, de preguntar y hacer una colecta en internet para poder medicarlo. 

Esos dos meses fueron cruciales. Seguramente se habría salvado si hubiese estado en otras manos, pero al estar con ese.....  No me sale ni el adjetivo, de verdad que no hay nombre alguno para definir a esa cosa que sabiendo que era grave, solo movió un dedo para buscarle familia por internet, pero ni uno más para intentar salvar su vida.

Su vida fue demasiado corta. No sabemos cómo vivió estando en esa casa, solo sabemos que al menos durante los días que estuvo de acogida, conoció el calor de un hogar, el cariño que podían darle los humanos, lo que significaba ser querido y cuidado. Eso sí lo sabemos, y aunque no nos sirve de consuelo ahora mismo, en un futuro lo hará, tiene que hacerlo.

El tiempo que estuvo como todo animal debería estar fue demasiado corto. No tuvimos tiempo de hacerle las típicas fotos durmiendo a la bartola libre de todo miedo, no pudimos hacerle fotos saltando de alegría o corriendo tras la pelota. Solo podemos enseñaros dos vídeos donde se ve lo feliz y contento que era, incluso lo juguetón que era estando tan enfermo. 

Esos vídeos tan cortitos (unos segundos), se pueden ver aquí y aquí. Eso es lo que nos queda de él.

Desde aquí solo puedo dar las gracias a toda la gente que retuiteó aquello que necesitaba (la búsqueda de casa de acogida, de transporte solidario y de familia adoptiva), aquella que compartió mis estados en facebook con esa misma información, la que se ofreció a ayudar, la que ayudó, la que quiso ayudar pero al final no fue necesario... A todos y todas las implicadas. Sois encreíbles y no estoy exagerando.

Esto quedaría infinitamente mejor con  mil fotos de Charlie, con otros tantos vídeos de él jugando, siendo feliz, siendo querido, pero no puede ser. No nos dejaron darle lo necesario. No nos dieron tiempo.

Charlie, solo puedo esperar que no sufrieras y que ahora seas todo lo feliz que en su momento te negaron. Te lo mereces.

2 Comentarios

Añadir comentario
  1. Susana dijo... 2 de octubre de 2014, 21:11

    Que llorera me he dado con esta entrada.
    Que hijo de puta y me quedo corta.

    Responder
  2. Jata dijo... 2 de octubre de 2014, 22:02

    Chiqui, soy @tragavivos. Lo siento con todo mi corazón.

    Responder

Publicar un comentario

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.