sábado, 18 de febrero de 2012

//

El peso de una sombra

¿Quién no se muere de ganas por escuchar qué dice de ella la persona a la que ama, por saber cómo describe su relación, por conocer con qué palabras describe esa relación, por averiguar los detalles que más la han marcado, por enterarse, de su propia boca, de los gestos que a nosotros nos pasaron inadvertidos y que, en cambio, ocupan un lugar preponderante en la persona amada? ¿Quién no pagaría por ese placer, no carente de una cierta morbosidad?

El peso de una sombra de Esther Peñas

2 Comentarios

Añadir comentario
  1. Babel dijo... 18 de febrero de 2012, 10:35

    Jopelines, lo ha clavado XD. Sí, un placer morbosillo, pero muy humano, no?
    Besotes reflexivos.

    Responder
  2. MJ dijo... 20 de febrero de 2012, 13:00

    @Babel: La razón nos dice que mejor no saberlo, PERO QUEREMOS SABERLO xD

    Responder

Publicar un comentario en la entrada

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.