viernes, 19 de agosto de 2011

//

"Willow" de Julia Hoban

Título: Willow
Autora: Julia Hoban
Editorial: Ámbar
Género: Juvenil
Páginas: 336
Precio: 15€



Sinopsis:
Los padres de Willow murieron en un trágico accidente de coche, dejándola no solo con el dolor que supone enfrentarse a una pérdida sino también con el peso de la culpabilidad, ya que era ella quien conducía. Ocho meses después, su hermano mayor casi no le habla, cree que sus compañeros de clase le culpan por lo ocurrido y Willow se evade del sufrimiento con el que carga marcando todo su cuerpo con las heridas del pasado. Pero cuando un chico llamado Guy descubra su secreto, nacerá una intensa relación que conseguirá sacarla de ese mundo extraño que ella misma se ha formado. Es difícil guardar un secreto cuando lo llevas escrito por todo el cuerpo.



Opinión de MJ:
Bonita portada, ¿a que sí? Me gusta que esté apoyada en ese espejo con el pelo mojado, mirando a ningún sitio, aunque... Lo siento por la persona a la que fotografiaron, pero no sé si es chico o chica. En la portada inglesa (creo que es inglesa), sí que se ve sin lugar a dudas a una chica con el pelo castaño largo. Bien, ahí se ve que se está representando a la protagonista del libro, pero aquí no, o al menos no a primera vista.

Siempre me gusta intentar desentrañar lo que tiene la portada. El por qué de esos personajes, los elementos y los colores. Si han puesto pistas o cosas por el estilo. Al principio no veía la relación entre ésta y la novela, pero fijándome un poco más creo que ya puedo decir que la entiendo.

La protagonista, Willow, conducía el coche en una noche lluviosa (de ahí que esté empapada), sufrió un accidente de coche en el que murieron sus padres (cabeza contra el cristal), y a la derecha de la ilustración parece que hay un árbol... Árbol contra el que se estrelló el coche.

Vamos, que la portada nos muestra el origen de la dolencia de Willow, ya que el desencadenante de que comience a cortarse es otro. El cual, tengo que decir, bastante predecible.

Como ya he dicho, Willow es la protagonista. Esta chica sufrió el accidente de coche a los 16 años, y la historia se cuenta varios meses después, cuando todavía está en el instituto, pero gracias a su hermano trabaja a media jornada en una de las bibliotecas de la universidad donde éste trabaja.

Para que nadie se me pierda y todo el mundo pueda entenderlo, lo explicaré. Con 16 años, una noche lluviosa en la que los padres de Willow y ésta tenían que volver a casa, la hija tuvo que conducir teniendo solo un permiso temporal, con esas malas condiciones climatolóticas, y achuchada por los padres que iban bastante bebidos.

Llegado cierto punto de la carretera Willow perdió el control del coche, estrellándolo contra un árbol y "matando" a sus padres en el acto.

Después de estar un tiempo sedada, ya fuera del hospital y viviendo con su hermano, la mujer de éste y el bebé de ambos, ella piensa en lo sucedido y se martiriza. Cree que ella los mató, que todo es culpa suya, y que su hermano la odia porque desde el accidente la relación entre ambos no es nada parecida a la que tenían antes. Ahora es fría, calculada, respetuosa, obligada y poco más.

Esta situación junto con otros detalles, harán que Willow entre en una espiral de la que escapar es cada vez más difícil.

Por cierto accidente que no comentaré, descubre que el dolor físico ahoga el dolor psicológico cuando éste está en el momento más álgido. Así es como comienza a cortarse. En vez de tomar medicamentos, hablarlo con alguien o ambas cosas, decide sufrir ella sola todo ese dolor (para eso se considera una asesina) y cortarse una y otra vez.

Y como un personaje no puede salvarse por sí mismo, la autora nos presenta al protagonista masculino, Guy.

Este chico también va al instituto, es muy inteligente, estudia muchísimo, conoce los estudios antropológicos de la familia de Willow (sus padres eran antropólogos, el hermano también), es muy simpático, sabe escuchar, no critica o juzga a la primera de cambio, y siempre se da por entero a la gente que le necesita. Vamos, el chico perfecto porque encima tiene buen cuerpo por hacer remo.

Al poco de conocerse el mundo de ambos comienza a tambalearse.

El de ella porque empieza a sentir algo por él y se había cerrado a cal y canto contra cualquier emoción para no sufrir, para cortarse sin problemas, para poder seguir "viviendo", o simplemente siguiendo ahí.

Mientras que por parte de Guy porque descubre lo que le pasa a Willow, lo que hace para paliar su dolor, y queda horrorizado. Si hubiese sido cualquier otro chico, seguramente se lo hubiese dicho al hermano o simplemente actuase con el típico "si te he visto no me acuerdo". Pero no, estamos hablando de Guy, el chico que se preocupa por todos, el que se da a la gente, a sus amigos.

Ella intentará apartarse de él para mantener su modo de vida, que tal vez no sea el más correcto pero sí el que mejor le va a ella. Y él intentará llegar hasta ella, hacerle ver que tiene otras salidas y ayudarla. Ya tenemos la historia, los tira y afloja y las idas y venidas de la novela.

Tengo que reconocer que la gente tenía razón, es una novela dura, muy dura en ciertos momentos. Puedo contar con los dedos de una mano (y me sobrarían dedos), los momentos en los que algún libro me ha hecho cerrar sus páginas por lo que se estaba narrando, y este libro es uno de ellos. En uno de los tres primeros capítulos, ahora no me acuerdo de cuál es en concreto, la autora narra cómo Willow se corta, y sin temor a equivocarme digo que deja sin aliento. Os dejo el fragmento:

"Apoya la barbilla en las manos y mira distraída cómo Vicki va de aquí para allá. Es importante mantener una expresión tranquil,a que su cara no la delate. tiene que parecer que no está haciendo nada por debajo de la mesa. Tiene que parecer que no está intentando abrirse la herida, no tiene que notarse que está manchando la punta de la zapatilla con sangre.

(...)

Le duele la pierna. Es sorprendente que una herida de cinco centímetros pueda dolerle tanto. Realmente, es fácil abrirla antes de que se cure, solo hay que encontrar algo liso, como la punta de la zapatilla, e intentar abrirla unos centímetros más."


No sé que es peor, si el primer párrafo o al última frase del fragmento...

Hay fragmentos realmente desgarradores, que te dejan de piedra. La frialdad con la que Willow se corta, su decisión, su dependencia... Es algo totalmente chocante, es imposible que te deje indiferente. No te puedes creer lo que estás leyendo. No puedes creer que no dude a la hora de cortarse, de hundirse la hoja en su piel.

Este libro es altamente recomendable. El principio es durísimo, no voy a mentir. Las primeras veces que lees cómo se corta, cómo compra cuchillas, cómo las enconde... Impresionan, acongojan, pero como todo, después pierden parte de esa "espectacularidad". No impresionan tanto, pueden leerse más de tirón; aunque como siempre, en la recta final todo se recrudece por poner a la protagonista entre la espada y la pared.

Algo que me ha llamado mucho la atención del libro es que cae en ciertos tópicos. Hay cosas que saben cómo van a acabar o por qué cierto personaje se comporta así o de otra manera. Gran parte de la novela te la ves venir de lejos. Lo bueno es que eso pasa con el coro de personajes que acompaña a los protagonistas. Con los protas no, o al menos no tan descaradamente.

Estaría muy bien que la gente leyese este libro. Si alguien no puede con este tipo de lectura, que lo lea poco a poco, pero la cuestión es leerlo.




Puntuación:

6 Comentarios

Añadir comentario
  1. Skila dijo... 19 de agosto de 2011, 10:35

    Muy buena reseña. Estoy completamente de acuerdo en todo. A mí Willow me encantó, lo leí hace poco y me pareció un libro fascinante.

    Responder
  2. Tatty dijo... 19 de agosto de 2011, 10:48

    Este libro lo tengo en mi lista de pendientes aunque sea una historia dura, he visto muy buenas críticas. Estoy de acuerdo con lo que dices de la portada, es muy bonita pero no se sabe si es chico o chica, yo siempre pensé que chico y por lo que dices parece que no
    un beso!

    Responder
  3. Iona dijo... 19 de agosto de 2011, 13:49

    Lo tengo en la estanteria a la espera...
    Ojalá me guste tanto como a ti ;)

    Responder
  4. Baila monstruo dijo... 19 de agosto de 2011, 23:57

    Este libro me transmitio tantas emociones, y lloré tanto... una historia que pasan muchas/os chicas/os, con la que te puedes sentir identificada, y sobretodo grandes personajes que no se pueden olvidar.
    Un libro recomendable 100%

    Responder
  5. sil dijo... 22 de agosto de 2011, 11:22

    Muy buena reseña. Lo he tenido en mis manos muchas veces, pero nunca me decido. No solo porque es duro, que también, sino porque una amiga vivió eso... y lo tengo demasiado fresco como para que no me afecte.
    Ya veré si lo leo algún día.
    Besos
    Nos leemos.

    Responder
  6. Pasajes románticos dijo... 31 de agosto de 2011, 17:07

    Conocí tu blog hace un rato a raíz de tu última entrada pero me quedo por aquí.
    He estado mirando tus reseñas y coincidimos bastante :)

    Willow, me lo leí hace unos meses y me encantó, no se que esperaba, quizás una novela juvenil más pero nada que ver.
    Como has dicho es una historia desgarradora y en sus inicios durísima pero al mismo tiempo preciosa.

    Una lección de lucha sin duda.
    Aunque se la denomine juvenil creo que es una historia que debería leer todo el mundo.

    un saludo
    Dácil

    Responder

Publicar un comentario

Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

-Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
-Comenta algo relacionado con la entrada.
-NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
-Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.