miércoles, 13 de julio de 2011

//

"Guerra" de Sebastian Junger

Título: Guerra
Autor: Sebastian Junger
Género: CC Políticas y sociales. Periodismo
Editorial: Crítica
Páginas: 277
Precio: 20€



Sinopsis:
«Solo un libro extraordinario podría justificar un título tan ambicioso como el de Guerra -escribió un crítico» y este lo es.»

Sebastian Junger compartió durante quince meses la vida de un pelotón en un lugar remoto de Afganistán con el propósito de averiguar lo que los soldados experimentan. No le interesaba lo que sucedía en aquella guerra, sino captar las experiencias y los sentimientos de unos soldados que se enfrentan al riesgo de la muerte cada día: la brutal violencia del combate, el miedo ante una emboscada, el aburrimiento en los momentos de inactividad, la camaradería que se forja en una situación extrema y la confianza que se establece entre unos hombres cuya supervivencia depende del compromiso total de cada uno.

La fuerza extraordinaria de este libro, escrito de manera directa, sin retórica ni artificio, permite entender que se haya mantenido durante muchos meses en las listas de los más vendidos en Estados Unidos y augura que va a convertirse en un clásico. Porque, como ha dicho Philip Caputo: «No es una historia de guerra, sino un gran libro sobre la guerra».



Opinión de MJ:
No sé por qué, pero últimamente no hago más que coger libros de "no ficción" o de "crítica". Juro que no lo hago a propósito, simplemente, por lo que sea, la cosa se ha dado así.

En este caso es un libro de "no ficción" titulado "Guerra" y escrito por el periodista Sebastian Junger, editado por la editorial Crítica. Guerra, es justamente eso, un libro que tiene como eje central la exposición de cómo se vive ésta, siempre desde el punto de vista de los soldados norteamericanos en las bases militares situadas en el Valle de Korengal en Afganistán.

Quería leerlo porque quería saber qué tal era la vida ahí. Las cosas como son, no sabemos mucho, entre las mentiras de la prensa y que no pensamos mucho en ella porque: Queda muy lejos... Saber, lo que se dice saber, no sabemos nada.

Lo bueno que tiene el libro, y algo que quiero dejar claro desde el principio, es que no es un libro de americanos para americanos, no los ponen por las nubes, no dan argumentos a favor o en contra de la guerra, no obvia ni un solo detalle de lo que hacen/dicen los soldados, lo cual no siempre les deja en buen lugar, etc. Es un trabajo periodístico que en ningún momento fue censurado por soldados o el sistema militar.

Además, el libro no trata de la guerra, de las batallas, sino de cómo viven los soldados en esa situación. De sus vivencias, su día a día, los sentimientos de los soldados, la violencia que reciben y dan, el miedo a lo que pueda ocurrir en la siguiente emboscada, la grandiosa amistad que se forja entre ellos, y las consecuencias del aburrimiento que viene con el cese de ataques durante el invierno.

Sebastian Junger estuvo varios meses viviendo en uno de estas bases junto con O'Byrne y su Compañía de Batalla en el valle ya mencionado. No tuvo trato preferente, durmió en las mismas minúsculas literas que los soldados, se duchaba lo mismo que el resto (o sea, una vez a las mil), comía igual que sus compañeros, etc, etc, etc. Así fue como se integró del todo en la vida diaria de esos soldados y pudo describir de una forma tan buena cómo se vive allí.

Para que os podáis hacer una idea, os dejo los siguientes extractos del libro sobre temas concretos. Espero que de esta manera os hagáis una idea de cómo es el libro, y además, de cómo es la vida de los soldados en una zona de guerra.

Sobre las condiciones en las que vivían los soldados estadounidenses en Afganistán:
"Los hombres hacían una sola comida caliente al día dentro de una tienda de campaña del ejército, de color verde, y se duchaban una vez por semana con el agua bombeada de un arroyo de la zona. Aquí y allá se veían tuberías de PVC clavadas en la tierra con un ángulo adecuado para que los hombres pudieran orinar en ellas."


Lo psicológicamente tocados que salen tras más de un año en Afganistán:
"Pemble soñaba repetidamente que alguien había arrojado una granada de mano dentro del barracón y cuando Steiner se marchó a casa de permiso dio instrucciones a su madre de que lo despertara de un modo muy concreto: tocándole el tobillo y llamándolo por el apellido. Así es como lo despertaban cuando era su turno de guardia; cualquier otra cosa podía significar que estaban invadiendo el puesto."


En relación a la filosofía de grupo, de trabajar por el grupo y no por uno mismo:

"Aquí no le puede dar un pasmo -oí que le decía O'Byrne al sargento Marc, en la oscuridad-, no tiene derecho a que le dé.

La idea de que no se te permite experimentar algo tan humano como el agotamiento resulta brutal en todas las circunstancias, salvo en el combate. Un buen líder saber que el agotamiento es, en parte, un estado de ánimo, y que los hombres que sucumben al cansancio han decidido, hasta cierto punto, ponerse a sí mismo por delante de los demás. Si no estás dispuesto a seguir andando por alguien, menos dispuesto estarás a morir por los demás, y esto pone en duda la idea misma de que uno deba seguir siendo miembro de la sección."


Atendiendo a la pregunta que muchos se hacen sobre si los soldados que han combatido en la guerra podrán o no reintegrarse en la sociedad, nos encontramos con este fragmento:

"El combate es un subidón de adrenaliza -dice-. Me inquieta pensar que, cuando vuelva a casa, lo buscaré y, si no lo encuentro, empezaré a beber sin más y a meterme en líos. Allí la gente cree que bebemos por todo lo malo que hemos vivido,, pero no es así... bebemos porque echamos de menos lo bueno.

(...)

Los civiles rehúsan reconocer que uno de los aspectos más traumáticos del combate es tener que dejarlo. La guerra es tan obviamente errónea y perversa que la idea de que puediera contener algo bueno se percibe casi como una blasfemia. "


Y por último, una breve conversación entre un soldado y un cura que me encantó:
"-Y sufrió una muerte dolorosa, pero ya sabía que subiría al cielo, ¿cierto?
El capellán asintió de nuevo.
-Entonces, ¿cómo puede ser su sacrificio mayor que el de un soldado de este valle, que no tiene ni idea de si irá al cielo o no?"


Como se puede ver, la novela no trata de la guerra en sí, de las acciones de guerra (por decirlo de alguna manera), sino de cómo la viven/sobrellevan los que están frente a ella, los que tienen que llevarla a cabo.

Para terminar comentaré cómo es la lectura del libro, o al menos cómo fue para mí. Empieza fuerte, hay una emboscada donde mueren la mayoría. No es detallista, no es escabroso, se limita a ponerte la piel de gallina por la situación, la impotencia, la certeza de que vas a morir.

Los relatos que te ponen los pelos de punta son el primero y el último por sus partes verdaderamente desgarradoras.

Con todo, hay puntos negativos, destacando dos:

El primero sería el bajón justo después del primer relato porque habla muchísimo de las diferentes armas, de los escalafones oficiales, de las diferentes brigadas, grupos, etc. Queramos o no, eso lía si no se sabe algo de todo esto. Tanto dato dificulta la lectura, pero por suerte, tras 40-50 páginas en las que el autor nos machaca una y otra vez con lo mismo, nos habituamos a todos esos nombres, divisiones, grupos, jerga militar y demás, y la lectura vuelve a ser mucho más que interesante.

Mientras que el otro punto negativo sería la geografía del lugar. Sí, hay un mapa, pero no es nada detallista, no salen muchos pueblos de los que hablan y al final te pierdes en más de uno de los relatos.

Este trabajo periodístico me gustó. Reconozco que tiene algún que otro altibajo importante, pero es tan esclarecedor en algunos puntos, tiene tan buenas reflexiones y, en parte, por lo divertido que es (el humor negro que se gastan los soldados), se hace recomendable de leer.

Obviamente no gustará a todos. Recomiendo que este libro sea leído por la gente a la que realmente le guste el tema o tenga curiosidad; eso sí, hay que leerlo con tranquilidad, poco a poco, de otra manera podría saturar y perder el encanto que tiene.




Puntuación:

0 Comentarios

Añadir comentario

    Publicar un comentario

    Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

    -Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
    -Comenta algo relacionado con la entrada.
    -NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
    -Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.