domingo, 6 de febrero de 2011

//

"Orgullo y prejuicio" de Jane Austen

La señorita Bingley prestaba más atención a la lectura de Darcy que a la suya propia. No paraba de hacerle preguntas o mirar la página que él tenía delante. Sin embargo, no consiguió sacarle ninguna conversación; se limitaba a contestar y seguía leyendo. Finalmente, angustiada con la idea de tener que entretenerse con su libro que había elegido solamente porque era el segundo tomo del que leía Darcy, bostezó largamente y exclamó:

–¡Qué agradable es pasar una velada así! Bien mirado, creo que no hay nada tan divertido como leer. Cualquier otra cosa en seguida te cansa, pero un libro, nunca. Cuando tenga una casa propia seré desgraciadísima si no tengo una gran biblioteca.

Nadie dijo nada. Entonces volvió a bostezar, cerró el libro y paseó la vista alrededor de la habitación buscando en qué ocupar el tiempo.

"Orgullo y prejuicio" por Jane Austen

0 Comentarios

Añadir comentario

    Publicar un comentario en la entrada

    Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

    -Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
    -Comenta algo relacionado con la entrada.
    -NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
    -Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.