viernes, 13 de julio de 2012

//

El peso de una sombra

-No sabía que tocases el piano.
-Sí en un bar de ambiente. También toco, de vez en cuando, en conciertos más o menos benéficos.
-¿En un bar de ambiente?
-Sí, de chicas...
-¿De prostitutas?
-Ricardo, no seas bruto, de homosexuales.
-¿De chicas o de homosexuales?
-Ricardo, hijo, qué obtuso puedes llegar a ser. ¿No hay chicas homosexuales?
-Lesbianas, te refieres...
-Los homosexuales son personas que se sienten atraídas por otras de su mismo sexo. Es un adjetivo que comprende a mujeres y hombres.
-Ah...
-Y sí, soy homosexual.
-¡No jodas, Clara! Quiero decir, que no me importa en absoluto, pero no tienes pinta de...
-¿Pinta de qué, alcornoque?
-Quiero decir...
-Di, di lo que quieras, membrillo.
-Lo siento, es que...
-No te preocupes en el fondo me alegra que te quedes estupefacto. Eso quiere decir que no se me nota.
-¿Y eso es bueno?
-Ni bueno ni malo, pero lo tomo como un cumplido.
-Ah...


El peso de una sombra de Esther Peñas

0 Comentarios

Añadir comentario

    Publicar un comentario en la entrada

    Cuando escribas un comentario ten en cuenta las siguiente cosas:

    -Guarda siempre respeto hacia otros comentarios.
    -Comenta algo relacionado con la entrada.
    -NO se admiten links a otros blogs. Todo comentario que tenga un link externo será eliminado automáticamente.
    -Todo comentario que sea del tipo "Me sigues, te sigo", será automáticamente eliminado.